El primer arte figurativo, en Borneo

Gran panel con bóvidos -posiblemente bantengs- y manos datado hace 40.000 años. :: pindi setiawan/
Gran panel con bóvidos -posiblemente bantengs- y manos datado hace 40.000 años. :: pindi setiawan

LUIS ALFONSO GÁMEZ

Un bóvido de color rojizo de la cueva de Lubang Jeriji Saléh, en la parte indonesia de la isla de Borneo, es desde hoy la más antigua muestra de arte figurativo conocida. Parece ser un banteng ('Bos javanicus lowi'), una especie que todavía existe en el país, con una lanza en un flanco. Fue pintado con ocre rojo hace un mínimo de 40.000 años y forma parte de un gran panel en el que hay varias siluetas de manos en negativo. «Es unos 5.000 años más antiguo que las más antiguas pinturas de Francia», explica el prehistoriador Maxime Aubert, de la universidad australiana de Griffith y líder del equipo que publica la investigación en la revista 'Nature'.

El hallazgo fulmina la visión eurocéntrica del primer arte rupestre, que ya sufrió un mazazo en 2014 cuando el propio Aubert descubrió en cuevas de la cercana Sulawesi (la antigua isla de Célebes) siluetas de manos de hace al menos 39.900 años, tan antiguas como las primeras pinturas de España y Francia. El arte parietal figurativo más antiguo del mundo se ha desplazado de golpe unos 13.000 kilómetros, desde la región francocantábrica hasta el sudeste asiático. «Ahora sabemos que los humanos empezaron a hacer arte figurativo casi al mismo tiempo en extremos opuestos de Eurasia», afirma Aubert.

Las pinturas de Borneo se localizan en cavidades de la península de Sangkulirang-Mangkalihat, en la costa oriental de la isla. La región, de muy difícil acceso, tiene 4.200 kilómetros cuadrados de afloramientos kársticos. Hasta el momento, se han identificado 52 lugares con arte en ocho macizos diferentes. Son grutas de acceso muy difícil. Para llegar a una ellas, la de Gua Saleh, Aubert y su equipo tienen que atravesar durante cuatro días la jungla. Y una de las bocas de la cavidad se abre a un valle totalmente inexplorado donde los arqueólogos han escuchado a los orangutanes, visto cobras y huellas de tigre.

El arte se encuentra «normalmente» cerca de la entrada o en cámaras que reciben luz del exterior. Los autores han datado mediante la técnica del uranio-torio -que permite establecer la antigüedad de la costra de calcita que cubre las paredes de una gruta- pinturas de cuatro cuevas e identificado tres fases que abarcarían unos 30.000 años. La más antigua se caracteriza por figuras de animales y siluetas de manos rojizas; la segunda, por manos, algunas rellenas con puntos, rayas y signos abstractos; y en la tercera lo habitual son las figuras antropomorfas muy esquemáticas, las embarcaciones y los diseños geométricos, hechos todos con pintura negra. El arte rupestre habría surgido en Borneo entre hace 52.000 y 40.000 años, y habría cambiado radicalmente hace unos 20.000 para incorporar la figura humana.

 

Fotos

Vídeos