«El Prado es el gran símbolo de la creatividad de nuestro país»

Los Reyes posan bajo la estatua de Velázquez en el Prado. :: e. p./
Los Reyes posan bajo la estatua de Velázquez en el Prado. :: e. p.

Los Reyes abren los actos del segundo centenario de la pinacoteca con una visita a la exposición conmemorativa 'Un lugar en la memoria'

Á. SOTO

madrid. El Prado es «un fabuloso legado para orgullo de los españoles», afirmó Felipe VI durante la inauguración oficial de los actos del bicentenario de la institución, que comenzaron ayer, la fecha en que se celebró el 199 aniversario de la apertura, y que culminarán en noviembre de 2019. Don Felipe y doña Letizia recorrieron la exposición 'Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria', uno de los pilares sobre los que se sustentarán los eventos conmemorativos.

«El Prado es, sin duda, el gran y monumental símbolo de la creatividad, la excelencia y la sensibilidad artística de nuestro país a lo largo de la historia y un patrimonio de toda la humanidad», aseguró el Rey en su discurso, antes de destacar que el museo ha aglutinado el «empeño colectivo» de los españoles, para los que supone «motivo de orgullo» y «un fabuloso legado». «Aquí se funden lo mejor del ayer y hoy», resumió.

«El Prado es mucho más que el privilegiado espacio físico de una innumerable cantidad de obras maestras. Con el tiempo, se ha erigido también en un lugar de memoria, de nuestra memoria», certificó Felipe VI. En el acto, los Reyes estuvieron acompañados por el director del Prado, Miguel Falomir, el presidente del Patronato de la pinacoteca, José Pedro Pérez-Llorca; y el ministro de Cultura, José Guirao.

La muestra incluye cuadros como 'La maja desnuda', de Goya, o 'Cristo abrazado a la cruz', de El Greco

La muestra 'Un lugar de memoria' alberga 168 obras, de las que 134 son propias y 34 cedidas por instituciones nacionales e internacionales. Los Reyes contemplaron cuadros como 'El Cristo crucificado' de Velázquez; 'La maja desnuda' y 'La condesa de Chinchón', de Goya; 'La resurrección' y 'Cristo abrazado a la cruz', de El Greco; 'La Sagrada Familia del cordero', de Rafael, o 'La visión de San Pedro Nolasco', de Zurbarán, junto a otros de Botticelli, Ribera, Manet, Renoir, Fortuny, Sorolla, Picasso, Saura o Pollock.

También se exponen fotografías, carteles, libros, gráficos, mapas, piezas audiovisuales e incluso el fragmento de una bomba lanzada sobre el museo durante la Guerra Civil. El Prado celebrará jornadas de puertas abiertas los días 23, 24 y 25 de noviembre.

El director de la pinacoteca, Miguel Falomir, destacó ayer que la muestra es «acaso la más importante» de la historia de la institución. Durante la presentación del pasado viernes, Falomir rechazó la idea de que el Prado «haga 'blockbusters' para ganar titulares». «Trabajamos para que el museo esté a la altura de la historia. Hacemos exposiciones para cubrir las carencias del museo», subrayó.

En ese mismo acto, el jefe de conservación de pintura española hasta 1700, Javier Portús, insistió en la función del Prado como «patria y casa de pintores». «Es un museo para pintores, una Meca para el artista moderno, y es decisivo para la pintura occidental, ya que el descubrimiento de sus artistas cambió la forma de pintar y de mirar».

Entre los actos que prepara la pinacoteca para su bicentenario figuran exposiciones como 'Doce fotografos en el Museo del Prado', 'La fuente de la Gracia. Una tabla del entorno de Jan Van Eyck', 'Una pintura para una nación. El fusilamiento de Torrijos'; la iniciativa 'Súmate al Prado', que a través del micromecenazgo busca que los ciudadanos participen en la adquisición de obras de arte, o la actividad 'De gira por España', que permitirá que obras del museo firmadas por Rafael, Zurbarán, Sorolla, Poussin o El Greco salgan en préstamos a lo largo de dos años hacia instituciones relevantes de las 17 comunidades y de las ciudades autónomas.

 

Fotos

Vídeos