Poeta de las noches gatunas

Txetxu Bejano, autor del audiolibro 'Poesía naturalmente urbana'. /Juan Marín
Txetxu Bejano, autor del audiolibro 'Poesía naturalmente urbana'. / Juan Marín

Txetxu Bejano acaba de publicar el audiolibro 'Poesía naturalmente urbana' en Storytel y en ALT

Estíbaliz Espinosa
ESTÍBALIZ ESPINOSALogroño

«Precoz talento, cosecha de 1970, a punto de ser destruido por los excesos que forman parte de su pasado». Así presentan a Txetxu Bejano en ATL, editorial donde acaba de ver la luz o, mejor dicho, acaba de empezar a sonar el audiolibro de este autor riojano. Lo describe como «puro sentimiento, pero desde el punto de vista urbano».

'Poesía naturalmente urbana' reúne una treintena de poemas escritos por este músico y poeta a lo largo de los últimos 18 años. Treinta retazos de su existencia, de sus reflexiones en noches gatunas.

Además de poner voz a sus poemas, Bejano les ha puesto música, ambientación, efectos... sonidos que hacen difícilmente etiquetable este poemario cuya escucha no precisa de orden ni concierto alguno. «Mejor dejarse llevar», recomienda. Y explica el autor que se trata de «30 poemas que nada tienen que ver entre sí. He viajado mucho y hay poemas escritos en Amsterdam, en Berlín, Bilbao... aquí en Logroño en el 'Fax'. Cada poema tiene su propia música y ambientación; hay ambientes de piano y playa con pajaritos, otros industriales, de rock, de reggae... de todo». Ambientes que arropan palabras dedicadas a la noche, el amor, la vida... y que dan sentido al vocablo 'underground' con el que el poeta define esta obra. «He intentado hacer una poesía muy visual», dice, para este libro que entra por los oídos. Su audiolibro está disponible a través de la aplicación Storytel y la editorial ALT.

«Son treinta poemas que nada tienen que ver entre sí, cada uno con su propia música y ambientación»

Seis meses de producción

Txetxu Bejano, en su día guitarrista de Mr. Hyde, dejo hace años los directos, pero no la producción. También publicó en su día, en papel reciclado, un poemario urbano de la mano de Pepitas de Calabaza.

Los poemas escritos a partir de entonces son los que ahora reúne en su audiolibro. Nos cuenta cómo se gestó este proyecto sonoro. «Fue en un momento en el que me pusieron una prótesis en la rodilla que me impedía casi moverme, momento en el que decidí recuperar estos poemas y ponerles música. Recordé entonces a un poeta que conocí durante un viaje que hice a Alemania con 16 años, con mi guitarra y mi mochila. Llevaba unos samplers con efectos y ruidos que utilizaba como fondo para su poesía. Aquello se me quedó grabado». El resultado final, que ha precisado de seis meses de producción, gustó en Storytel y gestionaron su edición.

«Me resulta más fácil musicar letras de canciones que la poesía -reconoce- porque las canciones tienen su estructura y sabes por dónde tirar según el estilo (pop, rock...), pero la poesía es puro sentimiento y meterle ambientación... Por eso me puse en el papel de un director de cine para ambientarlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos