Los países de la UE deberán decidir antes de mayo si eligen horario de verano o invierno

COLPISA / AFP BRUSELAS.

La Comisión Europea sorprendió el pasado mes de agosto con su propuesta de abolir el cambio de hora bianual obligatorio en el bloque, pero ayer dejó en manos de los países llevarlo a cabo de manera «coordinada». «Los Estados miembros serán libres de elegir individualmente entre la hora de verano o la hora de invierno, pero deberán hacerlo de manera coordinada para evitar los efectos negativos en el mercado único», indicó el vicepresidente de la Comisión, Maros Sefcovic.

Si la propuesta de la Comisión Europea, sobre la que ahora deben pronunciarse la Eurocámara y las capitales, sale adelante, «ya no habrá más cambios de hora a partir de octubre de 2019», explicó ayer la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc. El cambio de hora el 31 de marzo de 2019 sería así el último obligatorio para los países, que deberán comunicar antes del 27 de abril si congelan sus relojes en el horario de verano o, si bien, llevan a cabo un último cambio en octubre para quedarse con el de invierno.

La decisión implica en la práctica que cada país deberá plantearse en qué huso horario desea ubicarse. España, donde el Gobierno anunció la creación de un comité de expertos sobre el cambio de hora, podría volver a tener la misma hora que Portugal. Y es que España, con la excepción de Canarias, forma parte del grupo de 17 países (Alemania, Italia, Francia, Polonia...) de la UE que cuenta con el huso horario de Europa Central, pese a situarse prácticamente en la misma longitud geográfica que Reino Unido.