«Ofrecemos música alegre, desenfadada, bailable y festiva»

Óscar Quijano, tocando el bajo en un concierto./L.R.
Óscar Quijano, tocando el bajo en un concierto. / L.R.

Óscar Quijano Músico de Café Quijano El grupo leonés Café Quijano actuará hoy en el Riojafórum de Logroño presentando su último disco titulado 'La vida no es La La La'

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZLogroño

Café Quijano actuará esta noche en el Auditorio Riojafórum de Logroño, a las 20.30 horas. En octubre del 2018 el grupo leonés de los hermanos Manuel, Óscar y Raúl publicó su octavo disco de estudio, titulado 'La vida no es La La La', que presenta ahora en directo por todo el país. Hablamos con Óscar Quijano.

-En 1998 Café Quijano publicó su primer disco ¿Cómo valora la trayectoria de estos más de 20 años?

-Muy positiva, muy agradable, muy satisfactoria. Estamos felices, contentos de estos veinte años y muy orgullosos de lo que hemos hecho.

«En los conciertos hacemos un repaso a toda nuestra discografía. Lo van a pasar muy bien»

«'La extraordinaria paradoja del sonido Quijano' (1999) fue nuestro espaldarazo»

-¿Se imaginaban llegar a un punto de popularidad y éxito como el que tienen?

-Cuando empiezas no te planteas el futuro ni cuánto tiempo vas a estar. Simplemente intentas disfrutar de lo que haces sin más pretensiones. Caminando se hace el camino así que ahora estamos felices por poder dedicarnos a lo que nos gusta. Es una bendición.

-Al año siguiente del debú llegó el punto de inflexión con un segundo álbum que contenía temas importantes para la banda como 'La Lola' ¿no?

-Sí, en 1999 salió el disco 'La extraordinaria paradoja del sonido Quijano' que fue nuestro espaldarazo y nos hizo recorrer medio mundo y realizar promociones de dos y casi tres años. Fue una locura.

-En el 2005 llegó el parón de la banda ¿Qué supuso? ¿Fue algo positivo, visto con la distancia de los años?

-Sí. Todo lo que nos pasó fue porque tenía que pasar. Empezamos muy fuerte desde el primer momento, con muchísimas cosas en poco tiempo. Decidimos parar porque si no lo hacíamos igual nos volvíamos locos. Al final cada uno decidió llevar a cabo sus proyectos y la parada fue más larga de lo previsto inicialmente. Pero sí que era necesario y a todas luces fue positivo.

-El regreso destacó por la apuesta por los boleros ¿Cómo surgió esta iniciativa musical que tanto éxito les ha reportado en estos últimos años?

-Pues, la verdad, no fue premeditado. Fue algo muy natural. De hecho nosotros empezamos con los boleros, nos fichó la compañía Warner Music porque éramos tres chicos relativamente jóvenes de una ciudad como León que hacíamos boleros y siempre teníamos la idea de hacer un disco entero con temas de este estilo. Lo que pasa es que en 1999 sacamos la canción 'La Lola' y decidimos tirar por ahí.

-Y en el año 2012 publican su primer disco de boleros...

-Sí, al final nuestra idea de publicar un disco de boleros no se quedó en eso. Fueron cuatro trabajos (tres en estudio más el directo). La verdad, es algo con lo que nos sentimos muy identificados porque es con lo que comenzamos a cantar y tocar.

-Usted grabó en diciembre un tema con los niños Divina Pastora de León ¿Hay que implicar a los niños y jóvenes en la música?

-Por supuesto, la música es buena para cualquier edad y en cualquier ámbito. Los jóvenes están muy metidos en la música y escuchan mucha música. Ya el año anterior, en el 2017, hice otro villancico con un colegio de Alicante, el Altozano, y fue muy bonito y gratificante. En el 2018 salió otro con el Divina Pastora de León. Los niños son muy receptivos y sinceros y lo pasé muy bien.

-En octubre Café Quijano publicó su disco 'La vida no es La La La' ¿Qué ofrece en este álbum?

-Pues otra vuelta de tuerca. Es nuestra música pero con unos ritmos más actuales, más urbanos. La canción de 'Perdonarme' la hizo un colombiano, Andrés Saavedra, que es un fenómeno. Tiene esos rasgos de la música de aquel lado que está de rabiosa actualidad. El disco lo produjeron otros dos chicos colombianos (Felipe González y Germán Gonzalo). Se produjo entre Bogotá, Madrid y León. Lo que ofrecemos es música alegre, desenfadada, bailable y festiva, que está haciendo las delicias del público que vienen a vernos. La gente queda feliz y nosotros contentos. La verdad es que es otro concepto.

-Cuenta con las colaboraciones de Willy Bárcenas de Taburete y Arkano en dos temas ¿Qué ha supuesto para la banda?

-Bueno en realidad fueron ellos los que se acercaron a nosotros. Pero qué duda cabe que estar con gente joven te acerca a su público. Con Willy hemos disfrutado mucho. Es un tío encantador, con una alegría, vitalidad, potencia y canta todo lo que le pongas. Ha sido una experiencia muy satisfactoria y agradable. Luego con Arkano, por mediación de nuestro teclista que le conoce contactó con nosotros. Arkano es un cerebrito, es un chaval que parece mentira lo que hace. Al momento te hace una rima y tiene una capacidad de improvisación que te vuelve loco.

-¿Cómo ha recibido el público el nuevo disco?

-Bien, la gente se sabe las canciones y las baila en los conciertos.

-Hablando de conciertos ¿cómo será el que ofrecerán en el Riojafórum hoy?

-Hacemos un repaso por toda nuestra discografía. Empezamos un poco más tranquilos, con unos boleros y luego ponemos toda la carne en el asador, bailamos y hacemos bailar al público. Lo van a pasar muy bien.

-A La Rioja han venido en varias ocasiones, la última en el Actual del 2018 ¿Qué recuerda?

-Que siempre nos han tratado con mucho cariño, el púbico sabe disfrutar y la respuesta ha sido muy buena cada vez que hemos venido.

Más