Un músico, gran investigador y poeta

Además de los ensayos sobre folclore, atesoraba Alonso gran sensibilidad para la literatura. Para muestra, el poema 'Huir de ti' del libro 'Cadencias del Alma' (2002): «La última esperanza que ocupaba / el cálido reflejo de mi mente, / quedó desvanecida después de atormentada/ al conocer la triste nueva de mi suerte. / El deseo de afianzar el amor que te he profesado / sin apenas verte, ha quedado truncado / desde este lecho de ruedas locas, / donde espero impaciente / la llegada de mi muerte».