Música y almuerzo riojano en el Fárdelej

El público se divirtió bailando la conga en la Puerta Munillo. :: l.r./
El público se divirtió bailando la conga en la Puerta Munillo. :: l.r.

Ipu Dj y la Orquestina Anarco-Yeyé amenizaron la degustación de 2.000 raciones de chorizo, salchichón y panceta asados al sarmiento y de fardelejos ayer en Arnedo

SANDA SAINZ

Ayer se demostró, una vez más, que el festival Fárdelej de Arnedo trasciende la música, aunque esta sea el epicentro del evento que desde sus inicios tiene un espacio en el panorama musical del norte del país.

El Fárdelej es promoción de la ciudad, de sus elementos más significativos, de su cultura y su vida; supone un foco de atracción para cientos de personas y una invitación a los arnedanos para salir a la calle y disfrutar de un ambiente único.

El programa de estos días ha incluido talleres, catas, visitas a bodegas y a las cuevas, concurso 'P de Pitillos', entre otras iniciativas. Actos que han gozado del apoyo de la gente, público de todas las edades.

Cabe destacar la actuación de Teté Delgado y Los Ciclones, que inauguró el apartado musical el jueves, en la puerta Munillo y el primer gran concierto de esta edición, celebrado el sábado en el Arnedo Arena. El cartel, por su mezcla de estilos, resultó ideal para reunir a gente de diversos gustos.

Los artistas que pisaron el escenario principal fueron Coque Malla, Sidecars, Messura y César Gallard Dj., mientras que Jullss Dj puso la música desde la apertura de puertas y durante los cambios de grupos.

Teniendo en cuenta estos precedentes llegó la interesante programación del sábado. Con un sol abrasador, algunos buscaban cualquier punto de sombra y a otros no les importaba mover el cuerpo frente al denominado 'escenario joven' de la Puerta Munillo, donde a la hora del 'almuerzo a la riojana' actuó La Orquestina Anarco-Yeyé. Un grupo que repite y goza de bastante aceptación en la ciudad del calzado. Su propuesta resulta muy festiva, alegre, invita al baile y a corear temas míticos que forman su repertorio.

Interpretan valses, boleros, rancheras, clásicos rock de los años 60 y versiones de artistas nacionales como Raphael, Nino Bravo y Camilo Sesto, entre otros.

En sus conciertos no puede faltar la invitación a bailar la conga, a la que se unió numeroso público. Ayer, uno de los momentos cumbres (por no citar la mayor parte del concierto) fue 'La escuela de calor', cuya letra cantaba la gente entre sombrillas y abanicos. Quedó muy acorde con el momento.

La Orquestina Anarco-Yeyé nació en el año 2010 en una fiesta guateque en la que representaba a una orquesta de los años sesenta. El Biribay Jazz Club de Logroño se convirtió en el lugar habitual de sus actuaciones pero también salen a otras partes, como en este caso al Fardelej de Arnedo, donde han convertido su espectáculo musical en uno de los más esperados.

Mientras tanto el olor a hoguera y al chorizo, salchichón y panceta asados al sarmiento de la degustación del 'almuerzo a la riojana' invadía la zona. Esta propuesta gastronómica se realizó en colaboración con Bodegas Ontañón y Embutidos Ortúzar, y resultó un éxito ya que se repartieron 2.000 raciones.

Frente a la barra donde se sirvió la comida había un puesto en el que se elaboraban fardelejos, producto tradicional de Arnedo y que da nombre a este festival. Sin duda, un postre único para un evento único. De su preparación se encargaron los responsables de Fardelejos La Pala, uno de los obradores de la localidad.

Este dulce se basa en un recubrimiento de hojaldre muy fino relleno con una pasta de almendra molida, huevo, ralladura de limón y azúcar. Se sirve con recubierto de azúcar glasé. Al parecer el fardelejo tiene su origen en la cultura árabe y comenzó a producirse en Arnedo en plena Edad Media, durante los siglos IX y X.

Volviendo al ámbito musical, la fiesta en la Puerta Munillo también contó con la presencia del arnedano Ipu Dj, que amenizó con su sesión esta zona en pleno centro de la ciudad.

Otro artista local, Lugg Dj, ambientó con sonidos indie, electrónica y los éxitos de las décadas de los años ochenta y noventa la tarde por el casco urbano arnedano, comenzando con el carro móvil en la calle Libertad pasadas las tres de la tarde y terminando a las siete para dar relevo a No Somos Djs, que iniciaron la fiesta en el Arnedo Arena previa al concierto principal de ayer.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos