El mural cala junto al Ebro

El mural cala junto al Ebro

El arte urbano gana terreno en el parque del Ebro con nuevos grafitis y murales de ocho artistas y el aliento de Artefacto

Estíbaliz Espinosa
ESTÍBALIZ ESPINOSALogroño

El dibujo y el color continúan abriéndose sitio en el parque del Ebro, donde las contadas paredes, pilastras y muros de hormigón de este entorno verde se brindan sin reparos al arte urbano. Y lo hacen, un año más, en el marco del festival de cultura Artefacto que promueve el Ayuntamiento logroñés desde La Gota de Leche.

En esta tercera edición del Festival de Arte Urbano, titulada 'Ebromural', han participado ocho artistas, la mayoría riojanos.

Las obras y firmas de los más veteranos -Andrés Valdovinos, Rubén Ruiz Chavolar 'Chavo' y el tándem formado por David Vicens 'Deiz' y Klenz- lucen en los muros contiguos al IES Navarrete El Mudo, mientras que los artistas más jóvenes -Pablo Apellániz 'Mosca', Agustina Santiago, Daniel Echagoyen y el valenciano Leo- se han empleado a fondo en el pequeño túnel que une el paseo Fermín Manso de Zúñiga con la Casa de las Ciencias (bajo el puente de Hierro). También se ha sumado al festival la firma de Cane, artista italiano afincado en Barcelona, y lo hace con un nuevo mural en la pasarela del Ebro con tintes de cómic underground americano en el que plasma el alunizaje de dos curiosos personajes.

Los veteranos Andrés Valdovinos, Deiz y Klenz, y Chavo comparten festival con jóvenes firmas

Tres de los nuevos murales. / Justo Rodriguez

Tercera edición

Además de coordinador del festival, Andrés Valdovinos es autor del mural 'Niñas jugando a ser mayores', donde una de las pequeñas es la cazadora y la otra, en la piel de un felino, la cazada. «Es una alegoría sobre el mundo del adulto donde hay cazadores y presas, y los niños no lo saben», apunta ante su propuesta. En este mismo entorno del IES Navarrete el Mudo asoman el curtido pistolero de Chavo y el submarinista que Deiz y Klenz sumergen en aguas que se mimetizan con las del Ebro.

Al otro lado del río, las jóvenes promesas cobijan sus propuesta bajo el puente de Hierro. Allí se pueden ver las más que reconocibles 'moscas' de Pablo Apellániz, con querencia por los blancos, negros y grises. ¿Un espacio ideal en Logroño donde plasmar su arte urbano? No lo duda. El escenario de la Concha del Espolón.

'Ebromural' da continuidad a un festival que arrancó hace tres años en el casco antiguo de Logroño, en la pasada edición se trasladó al Parque del Ebro y ahora se afianza en el entorno del río. «Es un buen comienzo de lo que espero que sea un proyecto a largo plazo y más grande», confía Andrés Valdovinos, convencido de que, «aunque el arte urbano se valora cada vez más, su percepción aquí en Logroño puede mejorar mucho más si traemos también gente de fuera que son verdaderos profesionales».

 

Fotos

Vídeos