«La 'mujer transgresora' de la obra de María de la O Lejárraga contrasta con el ideal de la época»

Carlos Sánchez Díaz-Aldagalán posa con su tesis en la calle María de la O Lejárraga de Logroño./UR
Carlos Sánchez Díaz-Aldagalán posa con su tesis en la calle María de la O Lejárraga de Logroño. / UR

El investigador Carlos Sánchez Díaz-Aldagalán, doctor por la Universidad de La Rioja, ha obtenido el 'cum laude' con la tesis 'María de la O Lejárraga: la imagen de la mujer en su literatura'

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Hace apenas un mes Carlos Sánchez Díaz-Aldagalán se doctoró en la Universidad de La Rioja con la tesis 'María de la O Lejárraga: la imagen de la mujer en su literatura', en la que ha identificado a la 'mujer transgresora' como el estereotipo de género más destacado de entre los ocho presentes en la obra de la escritora riojana, con tres temáticas recurrentes: la maternidad, la incorporación al mundo laboral y los triángulos amorosos.

-¿Por qué le dedicó su tesis a María de la O Lejárraga?

-Me parece una escritora muy interesante por cómo trata el tema de la mujer y el universo femenino en la realidad de su tiempo. Su feminismo no sólo se refleja en sus ensayos, también en su literatura, en su ficción, a través de las protagonistas de sus obras y de las temáticas, planteando vivencias que atañen a la experiencia femenina.

«A partir de 1922 hay un punto de inflexión en el feminismo español y María evoluciona»

«Estaba muy bien informada y utilizaba sus escritos de opinión para denunciar»

-¿Por qué ha identificado como más destacado al personaje de 'mujer transgresora' dentro de su obra?

-Se pueden distinguir ocho figuras, algunas pertenecen a la tradición literaria pero el que destaca es la 'mujer transgresora' puesto que contrasta con el ideal femenino que imperaba en la época, el 'ángel del hogar', una mujer bondadosa, compasiva, dócil y centrada en el hogar y la familia. María de la O Lejárraga nos presenta, en cambio, a una fémina que transgrede el orden establecido y se revela contra ese modelo de mujer que se le quiere imponer en una sociedad patriarcal, logrando esa rebelión a través de la asunción de obligaciones que se consideraban masculinas, como los estudios universitarios, la ocupación de un puesto de responsabilidad en una empresa o el ejercicio de una profesión liberal, como la medicina. Este perfil de mujer aparece, sobre todo, en su teatro y rompe con lo que habitualmente se esperaba del sexo femenino.

-¿Con cuál de esas figuras que ha identificado cree que se identificaba más María de la O Lejárraga, con el de 'mujer transgresora'?

-María de la O Lejárraga fue una mujer compleja. En un principio, cuando contrae matrimonio e inicia su trayectoria literaria, podemos hablar de que ella es un 'ángel del hogar' porque su vida no es sólo por y para su trabajo, también para su marido, Gregorio Martínez Sierra. A partir de 1922 hay un punto de inflexión en el feminismo español y María evoluciona, asume una participación, pasa de ser una mujer recluida en el hogar a convertirse en una mujer con un papel activo en la sociedad, ya que en los años 30 se implica en política, llegando a ser diputada en el Congreso por el PSOE.

-Pero no todo lo que opinaba personalmente lo vertía en sus obras de ficción, ¿es así?

-Exacto. Básicamente, cuando se ha estudiado la obra de María de la O Lejárraga se ha destacado el feminismo y la mentalidad progresista que se refleja en sus ensayos, que aparecieron con la firma de su marido. En esos escritos existe un paralelismo con lo que refleja en sus obras de teatro y narrativa. Por ejemplo, en sus ensayos explica su concepción de la maternidad: para ella trasciende el hecho biológico y entronca con la educación. En sus obras de ficción encontramos personajes femeninos que se dedican a educar a jóvenes y niños con los que no existe vínculo de consanguinidad, como en 'Canción de cuna', en la que unas monjas crían a una huérfana, comportándose como madres. No obstante, hay temáticas en las que existen divergencias, como son el sufragio, el divorcio y el feminismo. María estaba muy bien informada y utiliza sus escritos de opinión para denunciar. En sus ensayos ella deconstruye los estereotipos de las sufragistas mostrando a unas mujeres que reivindican sus derechos y se muestra partidaria de la ruptura, sin nombre, cuando no hay amor. Todo esto no estaba bien visto en la época, y si María de la O Lejárraga se hubiera atrevido a plantear estas cuestiones en sus obras de ficción seguramente hubiera repercutido en su faceta literaria, provocando, por ejemplo, que no se hubieran editado ni representado.

 

Fotos

Vídeos