«El mestizaje es lo importante porque la pureza es algo muy relativo»

La cantante Pasión Vega en una imagen promocional. :: bernardo doral/
La cantante Pasión Vega en una imagen promocional. :: bernardo doral

La intérprete presenta en el Teatro Bretón de Logroño las canciones de su último disco, '40 Quilates', acompañada de tres músicos en un formato «íntimo» Pasión Vega Cantante

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Pasión Vega celebra sus más de 25 años de trayectoria musical con la edición especial de su último disco, '40 Quilates', que presenta hoy en el Teatro Bretón de los Herreros de Logroño con un concierto a las 20.30 horas (entradas entre 18, 23 y 27 euros), acompañada de José Luis Ordóñez (guitarra flamenca), Joaquín Sánchez (vientos) y Jacobo Sureda (piano). Madrileña de nacimiento y malagueña de adopción, se dio a conocer como intérprete de coplas e incluso participó en el Festival de Benidorm, y ya suma catorce discos a sus 43 años. En el recital de hoy, promete un amplio repertorio de canciones nuevas de sus anteriores discos, repasando diversos estilos de la música popular (copla, blues, flamenco, fado, canción francesa...), en un formato «más íntimo» gracias a una puesta en escena con unos músicos «con muchas cosas que contar».

-En los tiempos que corren, con una industria musical que apuesta más por lo efímero, celebrar 25 años de trayectoria es para estar orgullosa, ¿no?

-Pues sí, la verdad. Es una suerte poder celebrar 25 años de carrera y que el público siga estando ahí. Y también que haya una ilusión renovada con la que una, yo por lo menos, se sube al escenario porque asumo esta profesión con mucho respeto y cada concierto es un momento especial en el que dar el 100%. Ese contacto con el público, saber que eres parte de la vida de esas personas que van a verte, lo valoro mucho e intento aprovechar cada concierto para sentir esa sensación de cuando la gente canta tus canciones, se emociona, está feliz... Todo eso es un regalo increíble.

«Considero que mi trayectoria se ha cocinado a fuego lento y estoy muy contenta de ello»

«Cuando no vas por el camino convencional hay una gran parte del público que no te descubre»

-Además, la suya ha sido ya trayectoria forjada paso a paso, desde muy joven, y no fue hasta el 2002 cuando editó su primer disco propio, frente a la inmediatez de las meteóricas nuevas estrellas musicales actuales...

-Es verdad. Antes de mi primer disco propio ya había grabado otros trabajos de copla, me dedicaba profesionalmente a la música, aunque de otra manera. Considero que mi trayectoria se ha cocinado a fuego lento y estoy muy contenta de ello porque es el camino que elegí. La música que hago tiene mucha raíz, con letras profundas y compositores importantes. Quizá no sea una música destinada a las grandes masas pero tengo un público muy fiel que me sigue en cada trabajo, puesta en escena y proyecto.

-En su nuevo disco la protagonista es su voz, apenas hay artificio alrededor. ¿Ha pretendido que sea así más natural?

-En los últimos trabajos he ido quitándome cargas y adornos. Incluso la manera de tratar las mezclas de la voz y los instrumentos es mucho más cruda, real, acústica y sencilla. Al quitar artificios se concentra más sobre lo que estás contando, la melodía, la calidad de la canción. Con el tiempo, hemos ido ganando en esa sabiduría de que menos es más, ¡aunque tengo amigos que me dicen que menos es poco o no es suficiente! [Ríe.] Yo me decanto por la honestidad y el trabajo bien hecho de unos músicos de mucha calidad que me han acompañado. Además, tengo la suerte haber contado con Fernando Velázquez, un músico increíble fuera de todo convencionalismo. No es que yo no quiera llegar a todo tipo y al mayor número de público posible, pero cuando no vas por el camino convencional hay una gran parte que no te descubre porque no anda por ahí, pero sí otro que aprecia el trabajo cuidado y los detalles.

-En la nómina de compositores de las canciones de su último disco llaman la atención El Kanka y Miguel Ángel Márquez (Antílopez), artistas que parecen lejanos a su música. ¿Usted los siente así?

-[Ríe.] Sin embargo, son artistas a los que sigo mucho, a los que he ido a ver en directo muchas veces porque me gustan mucho, me gusta su estilo, su forma de decir las cosas, su frescura. Somos andaluces todos, y creo que podemos entendernos en el sentido lúdico de la vida. Comparto con ellos muchas cosas, aunque en principio no lo pueda parecer. Para mí es un lujo poder contar con artistas tan jóvenes y que me hayan podido prestar sus canciones para que yo las pueda expresar a mi manera, es un regalo maravilloso.

«Repertorio muy amplio»

-¿Cómo será su concierto de hoy en el Teatro Bretón de Logroño? Se anuncia con guitarrista flamenco y sección de vientos...

-Es un concierto, si cabe, aún más íntimo, no porque el otro formato, con banda al completo, no lo sea, porque al final lo que importan son las canciones; pero sí que este es un formato en el que no me había adentrado nunca, con un trío, también con Jacobo Sureda como pianista y director musical. El piano tiene un gran protagonismo en este concierto. José Luis Ordóñez toca la guitarra flamenca y Joaquín Sánchez, la flauta, la armónica, el clarinete... es un músico malagueño muy joven y un virtuoso. Somos unas personas sobre el escenario con muchas cosas que contar. Esto también permite que el público escuche las canciones de otra manera, con unos arreglos diferentes. Y no sólo interpretaremos canciones de '40 Quilates', también repasaremos temas que han sido importantes para mí, tanto míos como, a modo de sorpresa, de otros artistas que me han conmovido. El repertorio va a ser muy amplio, desde la copla, pasando por la canción portuguesa y todos los estilos por los que me he ido moviendo.

-En su trayectoria musical ha habido una evolución pero no una transformación, nunca se ha acercado a los géneros de moda como la electrónica, el rap, el trap... ¿Por qué?

-Creo que, al final, el mestizaje es importante porque la pureza es algo muy relativo. La música nace, como tal, de la mezcla de muchas circunstancias. Lo que yo hago es mestizaje, una mezcla de sonidos, y aunque lo que más me inspira es la música popular (el fado, blues, flamenco, copla, la canción francesa...), a veces no se distingue bien dónde está la frontera entre un estilo y otro. A mí esa mezcla me interesa porque creo que habla mucho del ser humano, de cómo me gustaría que fuera la sociedad, una delgada línea donde no distinguir bien si es rap, blues, una balada... Al final, la música es un idioma universal y lo importantes es conectar con el público. Y ser auténtico. Esto es lo que me inspira y lo que propongo sobre el escenario, esa mezcla de música popular.