El menor que se arrojó al vacío en Marbella quería suicidarse con una amiga

La chica fue retenida y salvó la vida cuando los amigos alertaron de las intenciones de la pareja, difundidas a través de las redes sociales

HÉCTOR BARBOTTA

MARbella. Tenían 14 años, querían acabar con sus vidas juntos y lo anunciaron en las redes sociales. El chico consiguió matarse. Ella dudó y fue retenida a tiempo por los vigilantes del centro comercial donde se produjo el trágico suceso. Ocurrió a mediodía del viernes en el centro comercial Costa Marbella, en Puerto Banús. Los compañeros del adolescente fallecido llamaron al establecimiento donde el chico anunció que se suicidaría con una amiga, a la que los vigilantes pudieron salvar la vida.

De nacionalidad extranjera y alumnos de un colegio privado de Marbella, los jóvenes habían anunciado en las redes sociales su intención de acabar con sus vidas. Dieron detalles de cómo lo harían, saltando desde la azotea del citado centro comercial. Los amigos de los críos, alertados tras leer los mensajes en las redes, telefonearon al establecimiento, cuyos vigilantes de seguridad comenzaron una batida por el centro comercial para intentar detenerlos.

Dieron con los menores en el tejado del centro comercial, situado frente a la plaza Antonio Banderas, a donde los chicos habían accedido por una escalera de emergencia. Era cerca del mediodía cuando el muchacho saltó al vacío. La niña tuvo un momento de duda, instante que aprovecharon los vigilantes para cogerla e impedir que saltara.

Cuando fue atrapada, y mientras la estaban reduciendo y colocándole grilletes para inmovilizarla, la chica pidió a los vigilantes que le hicieran una foto con su móvil para colgarla en las redes sociales. Fue trasladada a un centro sanitario de Málaga víctima de un ataque de ansiedad.

El muchacho cayó al vacío desde una altura aproximada de veinte metros. Su cuerpo chocó contra unos árboles y acabó en la acera, a unos tres metros del contorno del edificio. Según fuentes médicas, no murió en el acto y fue atendido por los servicios sanitarios desplazados hasta el lugar, que le practicaron maniobras de reanimación que no salvaron su vida. Hasta el lugar se trasladaron también efectivos de la Policía Nacional y de la Policía Local y el juez de guardia, que realizó el levantamiento del cadáver.

Ambos niños eran compañeros de clase en un colegio privado de Marbella, en cuya comunidad educativa el suceso ha causado una gran conmoción. El centro se rige por el calendario lectivo británico, de modo que los niños no tenían clase durante esta semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos