«Repetimos los errores de la crisis porque no hay educación financiera»

La economista Cristina Benito./
La economista Cristina Benito.

La economista Cristina Benito ofrece en 'Money Mindfulness' una guía práctica para mejorar la relación de los ciudadanos con el dinero

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Dice el Evangelio de San Mateo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos, al dinero se le llama 'vil metal' y en los cuentos de toda la vida, los ricos son siempre los malos y los pobres, los buenos. «En nuestra cultura se nos ha inculcado la idea de que el dinero es sucio y da pereza hablar de él. Por eso, no siempre preguntamos el precio antes de adquirir algo o pedir un servicio y no comprobamos los tiques de la compra. No cuidamos el dinero y ya se sabe que todo lo que no cuidamos se acaba volviendo en contra de nosotros», asegura la economista Cristina Benito, que acaba de publicar 'Money Mindfulness' (Grijalbo), una guía práctica para aprender a manejar el dinero y un tratado de microeconomía dirigido a todos los públicos.

A Benito la llaman 'la Marie Kondo de la economía' por su sentido del orden, en este caso, respecto al dinero, que «es un instrumento para cumplir los objetivos vitales». «Nuestra cuenta bancaria lo dice todo sobre nosotros y debería reflejar nuestras prioridades», afirma. Así, el libro está lleno de ejemplos que llevan al lector a cuestionarse si su relación con los billetes y las monedas es la adecuada.

La autora llama 'gastos termita' a todos los pequeños dispendios que se hacen a lo largo del día sin prestar atención, pero que, vistos a final de mes, se convierten en cifras muy respetables que a largo plazo pueden representar la diferencia entre estar siempre con el agua al cuello o andar desahogados. «Tomar el tercer café del día sin que nos apetezca o tirar comida porque no hemos planificado nuestra compra son gastos innecesarios que se pueden evitar», razona.

«Tomar el tercer café del día sin que nos apetezca o tirar comida son 'gastos termita»

«Abogo completamente por incluir la educación financiera en los planes de estudio. Si se hiciera, tendríamos muchos menos problemas. De hecho, estamos repitiendo ahora los errores de la crisis porque tenemos escasa educación financiera. Estamos viviendo otra vez por encima de nuestras posibilidades», analiza Benito, diplomada en el IE Business School, ex asesora financiera para Morgan Stanley y exauditora del Gobierno de La Rioja.

La autora de 'Money Mindfulness' comenzó a gestar su libro mientras vivía en Londres, donde descubrió que los británicos tienen un vínculo con el dinero menos tortuoso que los ciudadanos del Sur de Europa. «Todos deberíamos estar familiarizados con hacer presupuestos familiares, con preguntarnos si necesitamos algo antes de comprarlo o si es sólo un impulso, si nos lo podemos permitir, si lo vamos a utilizar, si sólo lo adquirimos para impresionar al vecino...».

La importancia del ahorro

Cristina Benito cree que nunca es tarde para interiorizar «hábitos saludables» respecto a la economía y no duda en ensalzar las virtudes del ahorro. «Introducir el hábito del ahorro es nuestro camino a la libertad. Una persona que ahorra puede tomar decisiones como cambiar de trabajo o de pareja con más facilidad que quien no lo hace. En nuestro día a día, decimos que no podemos ahorrar, pero en periodos de crisis sí ahorramos, lo que demuestra que siempre lo dejamos para el final», explica. Eso sí, la racionalidad también consiste en no pasar de un extremo a otro, del derroche a la austeridad máxima. «Hay gente muy hormiguita que considera el ahorro como un fin en sí mismo, pero el ahorro por el ahorro tampoco tiene sentido. Debe enfocarse hacia un objetivo».

Respecto a las inversiones, Cristina Benito recomienda diversificar siempre y definir los objetivos, los plazos y la rentabilidad que se desea conseguir para asumir el riesgo justo. Además, aconseja invertir en productos financieros «conocidos y que se entiendan» y rechazar las «rentabilidades extraordinarias, que suelen ser una estafa».

«En sólo dos generaciones hemos derivado hacia una visión materialista de la felicidad. Creemos que para ser felices necesitamos de todo y cuando no obtenemos algo, nos dejamos invadir por la infelicidad», dice Benito. «Antes, todo lo que se salía de lo normal parecía extraordinario», asevera; «pero vamos incorporando los lujos a nuestra vida y los damos por seguros». «Y hay que recordar algo tan básico como que la felicidad se encuentran en las cosas pequeñas, en el tiempo que pasamos con los seres queridos. En nuestro lecho de muerte nos acordaremos de eso, y no de nuestro último coche», concluye.

Temas

Libro
 

Fotos

Vídeos