Los libros del pionero del mestizaje

Los libros del pionero del mestizaje

La Biblioteca Nacional expone ejemplares de los volúmenes que tenía el Inca Garcilaso de la Vega, de quien se celebra el cuarto centenario de su muerte

ANTONIO PANIAGUAMadrid

La Biblioteca Nacional dedica una exposición al Inca Garcilaso de la Vega, el primer escritor mestizo de Perú, cuando se cumplen 400 años de su muerte. Hijo de una princesa inca, Isabel Chimpi Ocllo, y del capitán español Sebastián Garcilaso de la Vega, el escritor fue educado en las dos culturas. Cuando murió, el 23 de abril de 1616, el mismo día en que expiró Cervantes, el albacea se encargó de hacer un inventario de sus bienes. Entre ellos había 188 libros, una cifra muy notable, pues los eruditos de la época llegaban a tener a lo sumo 50 volúmenes. Ese documento en que constaban sus libros es el que sirve para estructuras la exposición, que reúne bastantes de los textos que atesoraba el escritor. En la muestra se incluyen también vasijas incas y una camisa que empleaba este hombre adelantado a su tiempo.

La exposición La biblioteca del Inca Garcilaso (1616-2016) muestra más de un centenar de obras pertenecientes a la propia colección de la entidad, así como de otras procedentes de instituciones españolas que pertenecieron a este cronista bilingüe, humanista del Renacimiento y hombre orgulloso de su condición de mestizo. Además fue un intelectual de fuste que tradujo a León Hebreo y que escribió una célebre historia del Perú antes y después de la llegada de los españoles.

Los intereses del Inca Garcilaso eran heterogéneos, aunque la ficción no ocupaba sus inquietudes. En su biblioteca había tratados de urbanismo, de botánica y biología peruana como el ilustrado La historia natural de las Indias, 1520-; diccionarios quechua-castellano, castellano-quechua; un manual de instrucciones para manejar bien la espada y libros en francés, latín e italiano. No en balde era un reconocido políglota.

El escritor e intelectual era una rara avis. El hecho de ufanarse de sus orígenes mestizos era insólito para la época, cuando aún se discutía si los indios tenían alma. Por eso su grandeza estriba en ser un pionero en la reivindicación del mestizaje como algo que mueve a la fraternidad. El primer peruano no solo fue un gran prosista y un historiador de alto vuelo; también un defensor y promotor de la idea de que no hay razas superiores ni inferiores, que todas ellas representan una de las distintas manifestaciones de la diversidad humana y que en vez de rechazarlo y combatirlo, hay que impulsar el mestizaje como un mecanismo feliz de integración y progreso para los seres humanos, escribe Mario Vargas Llosa en el catálogo de la exposición.

Las tareas de transcripción han permitido identificar uno de los grandes poemas épicos de la época, El cerco de Diu, de Jerónimo Corte Real, único ejemplo de literatura portuguesa en la biblioteca del Inca Garcilaso. También se puede ver una traducción de Cayda de príncipes, de Bocaccio; la parte primera de la Chrónica del Perú, de Pedro Cieza de León; El Jardín de flores curiosas, de Antonio de Torquemada, o Relación de las fábulas y ritos de los incas, de Cristóbal de Molina.