LEJOS DE SPIDER-MAN

LEJOS DE  SPIDER-MAN

Simbionte: especie animal o vegetal que vive en simbiosis con otra especie. O, aplicado al agitado ámbito cinematográfico marvelita, la película que surge de la asociación entre Sony Pictures Entertainment, el polémico y egótico productor Avi Arad (a quien probablemente se le niegue todo el crédito que merece), y la casa de la que éste fue invitado a salir en 2006. El resultado, que escapa al control directo de Ruben Fleischer (aunque su entusiasmo se deja notar en las imágenes), es una sucesión de comic strips que parecen surgidas de una cápsula del tiempo enterrada en los 90 (junto al 'Spawn' de Todd McFarlane) y de las que emerge un Tom Hardy absolutamente desatado y bipolar.

Ideada a modo de piedra fundacional de un futuro universo arácnido off Spider-Man (en las antípodas de 'Into the Spider-verse'), del que tuvimos noticias con el avance frustrado de los Seis Siniestros en las escenas postcréditos de 'The Amazing Spider-Man' y 'The Amazing Spider-Man 2', la historia de 'Venom' se articula siguiendo a pies juntillas un recetario sobado por el uso que nos obliga a conocer el pasado del protagonista antes de ser poseído por un ente alienígena y sucumbir a lo que solo puede definirse como el efecto Deadpool (humor cafre, diálogos subidos de tono y barra libre de casquería), aunque el guion no se atreve a traspasar ciertos límites para eludir el peligro de la temida calificación por edades.

Con Riz Ahmed como villano sin atributos, y el talento de Michelle Williams y Jenny Slate desaprovechados, es Tom Hardy el que se desdobla en dos papeles para sacar adelante una película que se atraganta cuando pisa el terreno de la ciencia ficción y remonta cuando maneja con descaro los códigos de la comedia semiparódica. El tiempo no ha pasado bien por el personaje de Venom, y aunque no parece realista que pueda sostener su propia franquicia en su desenlace se deja seducir por una posibilidad que dependerá de su rendimiento en taquilla.

 

Fotos

Vídeos