La joya, para el final

La joya, para el final
Fernando Díaz

Aurora & The Betrayers impresiona con un concierto maravilloso, precedido del buen hacer de Isaac Miguel, en el último 'Vermú torero' de Actual 2019

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

El último 'Vermú torero' de Actual se ha resentido en cuanto a número de público, algo lógico por la fecha y el horario, pero no ha perdido ni un ápice de calidad y ritmo. Tal vez haya sido, incluso, la mejor sesión de todas. El músico riojano Isaac Miguel ha abierto el escenario con un concierto muy bien armado, presentando buena parte de las canciones que conforman su inminente nuevo disco. Isaac Miguel ha hecho tablas como músico de acompañamiento con bandas como El Canto del Loco, cuenta con un proyecto paralelo de versiones de The Beatles junto a Conn Bux (Nowhere Plan) y también lidera una trayectoria personal que cada vez cobra más fuerza y gana enteros.

Por momentos el directo de Isaac Miguel ha contado con la singularidad de que él cantaba sentado mientras tocaba el teclado, algo que no se veía desde Tennesse, o desde Queen, que es una de sus principales referencias musicales y se nota, sobre todo, en los 'falsetes'. En canciones como 'Tú me quieres raro' ha contado, además, con una sección de viento (trombón, saxo y trompeta) que ha enriquecido el directo sonando de lujo. En otras canciones, como 'Querido diario', se ha podido disfrutar de un pop muy sólido y convincente. Con 'Tengo una misión' Isaac Miguel ha bromeado con que esa es la «canción por la que soy mundialmente conocido» y, bromas a parte, su buena letra bien podría ser un himno generacional gracias a versos como «Tengo ganas de ser feliz sin camisas de fuerza».

Isaac Miguel ha pasado ya por escenarios de otros festivales riojanos como EzcarayFest y MUWI, pero este ha sido el mejor de sus conciertos. Tras una última canción propia que ha hecho bailar a los presentes, 'Yo no era para ti, cariño, yo no era para ti', con el objetivo de que el público moviese «esa caderita que tenéis dormidita», el colofón ha sido la interpretación del tema de la película 'Pulp fiction', un regalito de Reyes que ha sido muy bien recibido.

Soul metal

Lo que tal vez no se esperaba la gente (o sí) es lo que ha venido después: Aurora & The Betrayers. Simplemente impresionante. Ha sido como escuchar al mismo tiempo dos vinilos, uno de Tina Turner y otro de Within Temptation. La fuerza de la cantante, corista habitual de Fuel Fandango (que, por cierto, ha sonado en el descanso) ha sido arrolladora y admirable. El concierto ha arrancado con unos acordes de auténtico metal, aquello parecía Rage Against the Machine, aunque paulatinamente el ritmo se ha ido quizá no suavizando, porque siempre ha sido igual de contundente, pero sí matizándolse, hasta lucir la cantante una pandereta.

Con dos teclistas, uno de ellos el mismo de Anaut, que había tocado ahí mismo, en esa posición, días atrás, Aurora & The Betrayers ha ofrecido un directo magistral. Y es una pena que apenas haya habido un centenar de espectadores en Bodegas Franco Españolas, pero a veces las joyas son para mostrarlas lo justo por el valor que tiene. La voz y la presencia en el escenario de la cantante ha recordado a las divas del 'soul', pero los músicos que le acompañaban han hecho su trabajo igual de bien. «Suena un poco raro, pero estamos preparados», ha advertido Aurora. Y lo cierto que que han realizado un conciertazo. Da la impresión de que lo hubieran hecha igual de bien aunque hubieran ido cuatro gatos perdidos.

La soltura con la que se ha movido sobre el escenario la cantante, su dramatización, su entrega, ha convencido al público. Y hay que señalar, además, el mérito de que ella ha realizado todo el directo con tacones y sin mostrar una sola gota de sudor. Sobrenatural. El 'Vermú torero' de Actual 2019 ha finalizado con un auténtico huracán.

 

Fotos

Vídeos