Izal demuestra su valía en el Palacio

El público, entregado, en las primeras filas. :: DÍAZ URIEL/
El público, entregado, en las primeras filas. :: DÍAZ URIEL

Cerca de 4.000 espectadores acuden al recinto para disfrutar de más de dos horas de intensa actuación | El grupo ofrece muy buenas sensaciones en su concierto de Logroño, dentro de la gira 'Autoterapia'

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Pocos grupos de la escena musical actual en España se pueden permitir una gira con una puesta en escena como la de Izal. Y pocos pueden presumir, fuera de televisiones y fenómenos comerciales, de contar con un público entregado desde la primera canción, como el de la capital riojana. 'La increíble historia' fue el primer tema que interpretó Izal en su actuación del pasado sábado en el Palacio de los Deportes de La Rioja, en Logroño, ante cerca de 4.000 espectadores.

Prácticamente ningún 'pero' se pueden poner al concierto, repleto de energía, de entrega, y con unas canciones que conectaban fácilmente con el público. Cierto es que los temas no son largos, pero el listado de canciones de la banda, incluido el bis final, alcanzó los veintiséis temas. Y el orden fue acertadamente elegido, con cierto efecto tobogán, empezó muy arriba, con éxitos como 'Copacabana', para transitar por melodías más suaves y acabar con mayor intensidad. Llamó la atención ver entre el público ya no gente joven sino familias enteras disfrutando de la música en comunión con sus hijos pequeños. Por ejemplo, fue sonar 'Pequeña gran revolución' y las madres se abrazaban a sus hijas, al borde de la emoción, sintiéndose identificadas con la letra.

«Las despedidas siempre son mucho mejores cuando nadie se marcha», soltó Mike Izal, una perogrullada no falta de razón. Cabe destacar, además, que la banda ha sabido luchar inteligentemente contra los teléfonos móviles, convirtiéndolos en sus aliados. Gracias a una aplicación, en un momento de la actuación, ágilmente, ofrecen al público elegir entre los temas 'Palos de ciego', 'A los que volveremos' y 'Conclusión en do para ukelele'. Ganó por mayoría la primera y Mikel Izal declaró: «Llevamos pleno en esta gira. Elegís verde [el color con el que se identificaba la canción] y os juramos que nos preparamos las tres canciones». Fue un concierto agradable, bien conducido, y que se alargó más de dos horas. Espectacular también el apabullante pantallón que coronaba el escenario, que dotó a la banda de un aire épico.