Un imaginario desde lo íntimo

Un imaginario desde lo íntimo

Ernesto Artillo, artífice de 'La mujer que llevo fuera', comparte su experiencia con alumnos de la ESDIR, en el Foro Lovisual

ESTÍBALIZ ESPINOSA LOGROÑO.

Cuando en el colegio le propusieron interpretar un cuadro eligió 'Las señoritas de Avignon'. Durante sus estudios de Publicidad ganó un concurso con un vídeo protagonizado por la princesa Bella de Disney, que presentó como una mujer inadaptada. Y las puertas de la popularidad se le acaban de abrir gracias a 'La mujer que llevo fuera', proyecto artístico con el que ha convertido el traje masculino en un icono de la reivindicación feminista. La mujer no es que sea recurrente en la obra de Ernesto Artillo (Málaga, 1987), lo es en su forma de ser. Como dice, «el feminismo forma parte de mí».

Este multidisciplinar artista compartió ayer sus trabajos e inquietudes con los alumnos de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja, en el marco del Foro Lovisual. La suya es una trayectoria capitaneada por la imagen; por una imagen construida desde lo íntimo y rubricada por una inquietud tanto estética, como comercial y personal. En un primer momento Artillo rompió esquemas con sus collages y su lenguaje estético pronto llegó a las marcas de moda a través de las redes sociales para, finalmente, sucumbir a los encargos de estas últimas. A los de Dolce y Gabbana, Delpozo, Mango, Adolfo Domínguez, Oysho, Izzue, Pepe Jeans...

Sus propuestas se debaten entre lo estético y lo conceptual, y delatan sus inquietudes por la identidad, el género, las redes sociales, el feminismo...

«Tenía una preocupación tremenda por decir públicamente que era feminista»

El suyo es un arte libre porque puede permitirse hacer lo que quiere y hablar de conceptos propios. Y en ello posiblemente tengan mucho que ver sus padres, que -como dice- «me han educado en el amor y en la libertad, los bienes más preciados que tengo». Su querencia por lo andaluz, el folclore, la potente iconografía del sur... también lo trae de fábrica.

«Estoy intentando ser artista todos los días de mi vida», reconocía ayer el artista en la ESDIR. ¿El éxito? «Se consigue paseándose hacia dentro; paseándose por la soledad, por la intuición».

La última parte de su intervención la dedicó a 'La mujer que llevo fuera'. «Tenía una preocupación tremenda por decir públicamente que era feminista» -explica-, y de ahí esta colección de 42 trajes masculinos sobre los que se dibujan atributos de la mujer (pechos, pezones, mamas amputadas, vaginas...). No se trata de una colección de moda, sino artística, que han vestido artistas, actores, políticos, deportistas... y gente anónima, todos ellos orgullosos de mostrar su feminismo. «Ni siquiera hay que hablar de la mujer y el hombre, porque yo no sé lo que es una mujer y un hombre, hay que hablar de la feminización de la sociedad», opina Artillo.

Él es uno de los artistas que estos días intervienen en 23 comercios de Logroño en el marco de Lovisual. Lo hace en Cristina Marzo Estilistas y usa mechones de cabello para reflexionar sobre los sentimientos ligados a un corte de pelo y a la estética.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos