Un hombre envuelto en llamas en los disturbios de Venezuela, imagen ganadora del World Press Photo de este año

Imágenes para las que sobran las palabras, como la de un manifestante venezolano en llamas, al que alcanzó un cóctel molotov en las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro. El fotógrafo Ronaldo Schemidt disparó una y otra vez con su cámara hasta encontrar la toma perfecta. A su lado, un pequeño grafiti de una pistola apuntando a la palabra PAZ. O la soledad de una mujer contemplando la desolación de su ciudad, Mosul, donde en otro barrio, decenas de supervivientes guardan cola para recibir ayuda humanitaria. Fotografías que nos conmueven, las mejores entre más de 73.000 captadas en 2017 de conflictos, pero también de naturaleza o medio ambiente, como la de un rinoceronte blanco, a punto de ser puesto en libertad tras ser rescatado de los cazadores furtivos. El mejor fotoperiodismo para mostrarnos el mundo en el que vivimos.-Redacción-