El guardia civil de La Manada apela a su hija para pedir la libertad condicional

Asegura que «no hay riesgo de fuga ni de reiteración delictiva» dado el «arraigo» que supone tener pareja y una pequeña de un año

P. OJER PAMPLONA.

El abogado del guardia civil de La Manada, Jesús Pérez, presentó ayer un escrito ante la Audiencia de Navarra para solicitar la puesta en libertad condicional de su defendido. Para ello, hizo alusión al hijo que tuvo con su pareja durante uno de los vis a vis de los que disfrutó durante su estancia en prisión. Pérez consideró que la gravedad del delito y la alarma social no es suficiente para denegar la libertad de un preso. «Hay que entrar a conocer las circunstancias personales concretas de quien lo solicita», alegó. Y se agarró a que el condenado, Antonio Manuel Guerrero, «tiene pareja estable desde hace más de diez años, es padre de una niña de un año, tiene domicilio conocido y estudia un grado de Derecho».

Con este argumento, el abogado de Guerrero quiso separarse de las razones que el abogado del resto de los condenados, Agustín Martínez Becerra, argumentó esta misma semana para pedir la puesta en libertad del resto de condenados y que se basaba en el voto particular discordante.

Por eso, en su petición ahonda en las circunstancias personales y que le diferencian de sus amigos. «Por eso me ha parecido más interesante ahora, en este momento, analizar la existencia del arraigo, las circunstancias personales, para argumentar que no hay riesgo por la existencia de arraigo», explicó ayer el letrado. El guardia civil de La Manada escribió una carta en la que acusaba a la víctima de inventarse las acusaciones y de haber mantenido las relaciones sexuales por voluntad propia. También alabó a los jueces que no se dejaron presionar por las manifestaciones populares.

 

Fotos

Vídeos