«El glamour del cine español es cero»

Sincera.  «Me asusta que nos autocensuremos por encajar en la masa».  :: miguel fernández/
Sincera. «Me asusta que nos autocensuremos por encajar en la masa». :: miguel fernández

Sevillana de origen sueco, la musa de los 'millennials' presentará los Premios Feroz en Bilbao el 19 de enero Ingrid García-Jonsson Actriz

OSKAR BELATEGUI BILBAO.

Hija de un roquero andaluz que vendió su guitarra para pagarse el viaje y seguir a una sueca de la que se había enamorado, Ingrid García-Jonsson (Skellefteå, Suecia, 1991) era una actriz de cine de autor hasta que aparecer con una copita de más en 'El Hormiguero' la convirtió en musa viral de los 'millennials'. La actriz presentará el próximo 19 de enero en Bilbao la gala de los Premios Feroz.

- ¿Qué es lo peor que le podría pasar presentando los premios?

- Lo peor sería que a alguien le diera un infarto en la gala, lo demás son problemillas que creo que se podrán solucionar. Lo que más me preocupa es encontrar el tono adecuado, quiero hacer una gala desde el cariño.

- Los Feroz los conceden periodistas y críticos. ¿Acostumbra a leer críticas de sus películas? ¿Qué es lo mejor y peor que han dicho sobre usted?

- No las leo no, suficientemente crítica soy con mi trabajo. No sé qué habrán dicho, sé que muchas cosas bonitas e imagino que en igual cantidad feas. Pero es que no se puede gustar a todo el mundo.

- Sus entrevistas en 'La Resistencia' le han hecho muy popular. ¿Cómo lleva ese cambio de actriz de cine de autor a estrella de las redes sociales?

- Mi día a día sigue siendo el mismo la verdad, no he notado mucho cambio. Como dices, un poco en redes sociales, pero comparado con el resto de actrices de mi edad mis seguidores no son muchos.

- ¿Es cierto que ya contratan a los actores dependiendo del número de seguidores en las redes?

- ¡Eso dicen! Si el río suena... A mí, desde luego que no me contratan por eso, pero imagino que es un medidor de la fama de los actores y que si están buscando 'caras conocidas' miren antes cuántos seguidores tienen en redes.

- He leído que es la actriz española más buscada en internet después de Paula Echevarría. ¿Se ve a sí misma como una 'influencer'?

- No me creo ese dato, es que es imposible. Y no, no creo que nadie me tenga como referente.

- Confesó que había acudido a 'El Hormiguero' con alguna copita de más. ¿Era la única manera de soportar el programa?

- Me parece que se está yendo de madre este tema. Fui sin cenar, me tomé dos chupitos y entré al programa un poco desinhibida. Ya está. La segunda vez que fui sólo bebí agua y el programa se soporta bien, con o sin alcohol. Pasa muy rápido. Está hiperorganizado después de tantos años.

- ¿Le asusta que esa sinceridad le traiga problemas en esta época de linchamientos mediáticos?

- Me asusta más que nos autocensuremos y no podamos decir lo que pensamos simplemente por encajar en la masa. Twitter y el mundo real no van de la mano.

- «Cuanto más jodido es un proyecto, allí me lanzo». ¿Qué le dice su representante?

- Me parece que está contenta.

- Su padre sevillano conoció en la facultad de Bellas Artes a su madre, una estudiante sueca, y después fue tras ella. Es una hermosa historia de amor.

- Como todas. Lo bonito es que aún sigan juntos.

- ¿Qué tiene de nórdica y qué de andaluza?

- No sé, no me gusta esta pregunta. Enseguida intentamos definir a la gente por su procedencia tirando de prejuicios y tópicos. Anda que no hay andaluces puntuales y nórdicos guasones.

- ¿Cuál es su peor trabajo?

- Para mí están todos mal y son mejorables. Esta profesión es un proceso de aprendizaje continuo, tengo que hermanarme con el hecho de mostrar mis errores al público para poder seguir trabajando y aprendiendo. Supongo que, por ello, el peor es el primero, un corto universitario bastante flojo, la verdad

- ¿Existe el glamour en el cine español?

- Una de las primeras pelis en las que trabajé era una superproducción americana y el nivel de glamour era el mismo: cero en el trabajo diario del actor. En las galas la mayoría vamos con ropa prestada, ya me dirás qué glamour tiene en realidad eso. La magia del cine es esa. Las cosas se ven diferente desde fuera.