La fiesta ideal para un cumpleaños

Los niños asisten a la actuación de Anita y los Peleles en La Gota de Leche. :: Fernando Díaz/
Los niños asisten a la actuación de Anita y los Peleles en La Gota de Leche. :: Fernando Díaz

Anita y los Peleles ofrece un divertido concierto como broche del ciclo 'Actual en familia'

DIEGO MARÍN A.

LOGROÑO. El grupo Anita y los Peleles cerró ayer el ciclo 'Actual en familia' que durante tres días se ha celebrado en La Gota de Leche en horario matinal. Primero fue la obra de teatro 'El viaje de Hache' de Inspira Teatro, después el concierto de Alondra Bentley y, finalmente, el directo de Anita y los Peleles. Actualmente raro es el festival de música que no reserva parte de su programación ya no para los niños sino para las familias en conjunto. Porque la música de bandas como Anita y los Peleles la pueden disfrutar mayores y niños.

En base a los ritmos de canciones clásicas del rock and roll, del 'swing', del 'twist' y del 'rhythm and blues', el grupo, que es la cara infantil de otra banda de público adulto, Brand New Sinclairs, conforma un repertorio para todos los públicos. «Llevamos once años tocando rock and roll y alguna vez nos han ofrecido actuar para niños, por lo que adaptábamos un poco nuestros temas, suavizándolos, añadiendo versiones, hasta que pensamos hacer un proyecto separado que sólo fuera enfocado a familias», explicó Ana tras el concierto. Su repertorio está elaborado «con un idioma infantil, para 'ver' por el día, pero lo pueden disfrutar mayores y niños porque son todo adaptaciones de temas clásicos de los 60 y 70, hemos rescrito las canciones para que tengan un mensaje apto para todos los públicos», como por ejemplo, 'El twist de la pulga' o 'El correcaminos'.

No obstante, Ana asegura que los niños son «un público muy exigente, pueden levantarse e irse». De hecho, ayer la cantante de Anita y los Peleles preguntó a los niños: «¿Os gusta el rock and rollo?» y muchos respondieron que no, aunque a continuación bailaran igualmente. «En realidad, son el único público verdadero. Los niños son más especiales, te hacen trabajar más, debes contenerte, estar pendiente de que no se despisten. Pero disfruto mucho, aunque de manera diferente, con las dos bandas», expuso Ana.

El concierto fue divertidísimo, con mucho ritmo, el ideal para celebrar una fiesta de cumpleaños de cualquier edad porque es todo simpatía, todo felicidad, todo ganas de bailar y no parar. Pero para llegar a ese momento, antes, la Asociación Pro Infancia Riojana (APIR) realizaba talleres con los niños y sus padres. Imanes, molinillos de viento y disfraces han sido las actividades de las tres jornadas. «Los padres casi disfrutaban más que los niños, les ha gustado mucho», apuntaba Leticia Carranza, de APIR. «Que haya estas actividades, que no sólo haya conciertos, sino talleres relacionados, para los padres es muy valioso porque les permite participar junto a sus hijos en familia», subraya Jesús Carballo, también de APIR.