«La felicidad en un restaurante depende de un equipo»

Lluis García y Lluis Biosca, -'los Lluises', como se les conoce en el mundillo- recibieron ayer el Gueridon de Oro que les acredita como referentes indiscutibles en el trabajo de sala. Quienes durante años gobernaron el comedor de El Bulli al lado del recordado Juli Soler quisieron agradecer el premio «a nuestras familias, las grandes olvidadas de este oficio», pero sobre todo a las decenas de chicos y chicas que trabajaron con ellos en Roses: «La felicidad en un restaurante depende de todas las personas que forman el equipo y cada uno de ellos luchó como nosotros dos para llevar El Bulli donde llegó».

 

Fotos

Vídeos