El Fárdelej más cercano pone a bailar al centro de Arnedo

The Flaming Shakers llevaron por la tarde al público a un viaje hasta el legado de The Beatles. :/Ernesto Pascual
The Flaming Shakers llevaron por la tarde al público a un viaje hasta el legado de The Beatles. : / Ernesto Pascual

El Fárdelej Festival Rioja Live puso este sábado el colofón a su séptima edición con los elementos que le caracterizan: la parte Vida con el multitudinario Almuerzo a la Riojana, y la musical con conciertos de diversos estilos

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Desde el principio, había querido convivir con los arnedanos. Ser parte de ellos. Hacerles partícipes de sus bailes, de sus sabores, de su disfrute. No quería ser un festival retirado, un mundo musical aislado sólo para los asistentes. Desde su primera edición, el Fárdelej paseó con conciertos, degustaciones, visitas guiadas... por las calles arnedanas. Pero en su séptima edición ha querido meter cuña, introducirse en sus entrañas y latir en el mismo corazón de la ciudad del calzado.

Después de seis ediciones con el pabellón multiusos Arnedo Arena como escenario principal para su parte musical, junto a conciertos sueltos en la céntrica Puerta Munillo o las piscinas de Fuentelavero, el Fárdelej ha celebrado todos sus conciertos de esta séptima edición en el mismo centro de Arnedo. Repartido en cuatro escenarios, ha tocado la puerta de casa, las ventanas y balcones de los arnedanos para acercarles un fin de semana de cultura musical. Para invitarles a salir del hogar y entrar en sus propuestas, a conocer nuevos sonidos y a corear los ya conocidos y reconocidos.

Después de la larga tarde noche del viernes, en la que brilló el rapero Sharif junto a su colega Morgan por actitud, poesía y entrega, la jornada de este ´abado comenzaba con una llamada a bailar mientras se reponían fuerzas. Era la invitación a un clásico del Fárdelej Festival Rioja Live: el 'Almuerzo a la Riojana' mientras el cuerpo pide bailar.

El 'Almuerzo a la Riojana' repartió cientos de raciones.
El 'Almuerzo a la Riojana' repartió cientos de raciones. / Ernesto Pascual

El ambiente del festival llenó de música desde sus cuatro escenarios la jornada arnedana

Después de un verano festivalero de consolidación, los pinchadiscos Florida&Hermoso empezaban a animar el mediodía con música, confeti, color, bailes, sorpresas... en el escenario de la Puerta Munillo, que poco a poco fue aglutinando público. Detrás de él, el sabor Rioja despertaba paladares. El fuego vestía a los sarmientos, preparando la brasa para un sabroso asado, una degustación que volvió a hacer las delicias del público del Fárdelej y de los propios arnedanos.

Con la Puerta Munillo ya con un ambiente de fiesta grande, era el turno de la banda fetiche del Fárdelej, los riojanos de La Orquestina Anarco Yeyé. Era su quinta presencia en esta cita. El público y sus ganas tampoco defraudaron en esta edición. «Cinco años ya... hay matrimonios que han aguantado menos -bromeó su cantante del combo riojano-. Para nosotros, el Fárdelej es como fichar... Nos llaman y venimos. ¡Somos funcionarios del Fárdelej!». Con una colorida y animada puesta en escena, repasaron todos los clásicos populares españoles desde los 60, haciendo bailar a todos y de todas las edades, desde niños a abuelos... y, por supuesto, hacer la conga al son de La Orquesta Mondragón, un clásico del Fárdelej. Para entonces, el ambiente en la soleada Puerta Munillo era de día de fiesta. Con atasco a la sombra y en los aledaños de los bares, los brindis y encuentros entre amigos eran felices.

La Orquestina Anarco Yeyé invitó a bailar con su desparpajo.
La Orquestina Anarco Yeyé invitó a bailar con su desparpajo. / Ernesto Pascual

El 'Black is black' de Los Bravos, 'Mi gran noche' de Raphael, 'Eloise' de Tino Casal... el repertorio puso a bailar tanto a mayores a los que les recordó sus tiempos mozos como a los jóvenes pop con ganas de celebrar.

La jornada no invitaba ni a descansos ni a siestas. Con las barras arnedanas como menús, el pinchadiscos local César Gallard se montó en el carro móvil del Fárdelej y llevó la música por las calles de Arnedo, en especial por Libertad y República Argentina, donde se centra el ambiente de ocio. Y allí le esperaron decenas de jóvenes dispuestos a que la tarde relevará al mediodía en el ambiente. De nuevo, tanto con Gallard como con Lugg y David Lagos, la organización del festival ha querido siempre apoyar la escena de pinchadiscos local. Y esta ha sido una edición más.

El concierto de la Orquestina Anarco Yeyé y su conga llenó ayer la Puerta Munillo. :
El concierto de la Orquestina Anarco Yeyé y su conga llenó ayer la Puerta Munillo. : / Ernesto Pascual

En la media tarde

La media tarde mantuvo el ritmo de la mano de otro pinchadiscos, David Lagos, que condujo desde uno de los escenarios junto al Nuevo hasta otro momento multitudinario, apto para todas las edades, la actuación de The Flaming Shakers, considerada por la crítica como una de las mejores banda tributo a The Beatles, como acreditan reconocimientos en la International Beatle Week Liverpool. Y lo demostraron tanto con repertorio como con imagen, plasmando las diversas etapas que atravesaron los Fab Four.

El suyo fue un recorrido por un repertorio fundamental en la música popular moderna, conocido por todos. Consiguiendo prácticamente que el público imaginara en escena a los originales, desplegaron desde los clásicos enérgicos y dinámicos de la primera etapa, cargados de éxitos que cambiaron la música, hasta la segunda más progresiva y experimental, fruto de las diversas experiencias de McCartney, Lennon, Harrison y Star. Esa evolución la mostraron también en las vestimentas, para deleite del público.

Por la noche, al Cervantes

Caída la noche, la actividad se trasladaba al Teatro Cervantes. Hasta entonces, las actuaciones musicales callejeras de la jornada habían sido gratuitas y multitudinarias. Al momento de pasar por taquilla, el público descendió. Eso sí, si el viernes apenas llegó a la mitad de la pista, anoche presentó gran aspecto. Transformado en sala de conciertos, el Cervantes se adentraba en el universo americano de Arizona Baby y, desde medianoche, se esperaban las melodías cantadas por todos de La Habitación Roja.

Arizona Baby abrió los conciertos nocturnos en el Teatro Cervantes con su paseo por el country-folk-rock americana.
Arizona Baby abrió los conciertos nocturnos en el Teatro Cervantes con su paseo por el country-folk-rock americana. / Ernesto Pascual

Las visitas guiadas y el 'Almuerzo a la Riojana' llenaron la parte Vida

Como una cuadrilla de amigos. Como hace una familia. Con el mismo esmero, cuidado y cariño que da la tradición heredada. Pero en esta ocasión, para cientos de personas. El Fárdelej volvió a preparar y repartir en el mediodía de ayer el 'Almuerzo a la Riojana', un asado característico de nuestra tierra pero dispuesto para todo su público.

Mientras Florida&Hermoso desplegaba su sesión sobre el Escenario Joven de la Puerta Munillo, relevado después por el desparpajo de la riojana Orquestina Anarco Yeyé, las brasas recibían las parrillas cargadas de panceta, choricillo... y un trago de vino.

El reparto comenzaba a mediodía. Ya se convertía en tarde cuando, sin parar, seguía ofreciendo raciones recién pasadas por las brasas. De este modo, mientras avanzaban los conciertos del mediodía, el Fárdelej Festival Rioja Live mostraba las dos caras de su moneda, de su esencia: la parte de experiencias vitales y la musical.

Combinando ambas en su jornada final y central, el Fárdelej comenzaba ayer con la visita guiada desde la oficina municipal de turismo tanto al castillo milenario como a las cuevas de los Cien Pilares, dos de los recursos históricos por excelencia de la ciudad del calzado. Con un guiño a nuestros vinos, otra visita conducía por Bodegas Ontañón. Y como otro guiño al nombre del festival y al producto por antonomasia de la repostería arnedana, el público pudo ver elaborar en directo fardelejos.