«Se entregaba igual estuviera en Nueva York o en Haro»

Caballé recibe el Jarro de Haro de manos de Capellán. :: donézar/
Caballé recibe el Jarro de Haro de manos de Capellán. :: donézar

DIEGO MARÍN A. HARO.

La soprano Montserrat Caballé tuvo, entre otros muchos, el honor de reinaugurar el Teatro Bretón de los Herreros de Haro. El edificio se inauguró originalmente como tal en 1842, después de reformar la que fue la iglesia del antiguo convento de San Agustín del siglo XV, del que queda, sobre todo, el claustro del aledaño hotel Los Agustinos, donde se alojó Caballé.

El teatro fue rehabilitado en 1990, bajo el mandado de Patricio Capellán, y contó con Caballé en un acto inaugural patrocinado por Ibercaja que supuso un recital de la soprano acompañada del pianista Miguel Zanetti. La visita de la intérprete el sábado 22 de diciembre de 1990 fue un acontecimiento en Haro. La Corporación municipal la recibió en el Ayuntamiento, le concedió el Jarro de Haro y la invitó a firmar en el libro de oro.

Allí estuvo el médico, escritor y apasionado de la ópera, además de jarrero, Fernando Sáez Aldana, quien retransmitió el evento para quienes no pudieron acceder al teatro y tuvieron que conformarse con disfrutar el recital desde la plaza Florentino Rodríguez, donde se colocó una pantalla gigante. «Fue un repertorio muy variado, de autores italianos, arias de ópera y canciones populares españolas. Me impresionó que se entregaba igual ya estuviera en Nueva York o en Haro», asegura Fernando, quien, ante todo, ha ejercido de traumatólogo. De hecho, recuerda que incluso le examinó la rodilla: «Le dolía y alguien por allí dijo que yo era médico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos