Ejercicio «pírrico» para el sector editorial, que sólo crece una décima

Su facturación se estanca en los 2.319 millones por la caída del libro de texto y la piratería, que le hurta 200 millones anuales

MIGUEL LORENCI MADRID.

Agridulce. Así fue el último ejercicio del sector editorial español, estancado en un testimonial crecimiento del 0,1% y con una facturación de 2.319 millones de euros. Se achaca el parón a la caída del 3% en la venta de libros de texto, al zarpazo de la piratería y la reducción de las compras para bibliotecas e instituciones públicas. Todo en un año en el que se editaron 87.262 títulos, con una tirada media de 2.753 ejemplares y un precio de 14,66 euros, según el informe de Comercio Interior del Libro 2017. «Si hemos ganado una batalla, ha sido una victoria pírrica», reconoce Daniel Fernández, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, que pinta un panorama «agridulce». Lamenta que, a pesar de los aumentos de los últimos cuatro años, no se recuperen los números anteriores a la crisis, con cifras que siguen casi un 26% por debajo -unos 800 millones-: 3.123 millones en 2007; 3.185 en 2008, o los 3.109 de 2009.

Además de la reducción del 3% en las ventas de libros escolares - que achacan a «la intervención de administraciones públicas y los periodos de renovación de los contenidos educativos»-, culpa Fernández «a la piratería» del «insuficiente» crecimiento. Una lacra «que aumenta en el libro mientras baja en la música y el cine» y hurta cada año al sector más de 200 millones de euros, según el Observatorio de la piratería.

En 2017 se editaron 87.262 títulos entre nuevos y reimpresiones -un 7,1% más que en 2016- y se vendieron casi 158 millones de ejemplares (+0,4%). La tirada media fue de 2.753 copias (-0,1%). El precio medio se redujo hasta los 14,66 euros (-0,08). El catálogo editorial español, que comercializan 737 editoriales en toda España, alcanzó los 656.080 títulos (+5,8%).

Se recuperan las ventas de libros de bolsillo, hasta alcanzar los 91,88 millones de euros, -crece un 12,5 y llega el 4% del total-, con incremento de títulos (2,9%) y de ejemplares vendidos (3,8%) hasta rozar los 12 millones de copias en 2107, vendidas a un precio medio de 7.69 euros.

El papel aguanta «mejor que bien» en un sector en el que el libro electrónico, lejos de arrasar como se vaticinó, experimenta un lento crecimiento. Con apenas 119 millones de euros, supone 5,1% de la facturación total del sector, con un incremento del 1,6%. El número de títulos digitales creció un 2,9%, hasta llegar a los 47.000. El precio medio del libro digital cayó hasta los 9,3 euros (-2,3%) en un mercado con el 21% de IVA. La oferta legal de títulos en digital sumó 178.154 títulos, (+2,2%).

Librerías y cadenas de librerías siguen siendo los principales canales de distribución del libro. Crece su facturación, como la de los hipermercados y la venta por internet. Las plataformas de distribución digital son el principal canal de venta de los libros electrónicos. Manda Amazon, que se queda con casi el 23% del pastel, seguida de La Casa del Libro (7,5%), y Google Play (3,1%).

El 75,6% de los títulos -65.961- se editaron en castellano; el 13,8% en catalán (12.041); el 2,3% en gallego (1.747) y el 2% en euskera (1.562), con un significativo aumento del 9,4%. En otras lenguas se editaron 4.246 títulos (5,6%). El grueso de la facturación se concentró un año más en empresas de Barcelona (50,8%) y Madrid (42,3%) que acaparan el 92,8%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos