Un disco 'fantasma' de los Beatles cambia su historia

Una cinta inédita grabada por Lennon revela que el cuarteto preparaba otro elepé antes de separarse en 1969 y posterior al mítico 'Abbey Road'

MIGUEL LORENCI

Madrid. La historia oficial dice que 'Abbey Road' es el testamento musical de los Beatles, su último disco de estudio. Pero ayer se supo que el cuarteto preparaba otro elepé cuando anunció su abrupta separación. Un disco 'fantasma' que se quedó en proyecto, pero sobre el que John, Paul, George y Ringo trabajaban a pesar de sus graves y aparentemente insalvables desavenencias.

La noticia salta cuando se cumple medio siglo de la separación del cuarteto de Liverpool, que desgarró el corazón de sus millones de seguidores. Mark Lewisohn, periodista especializado en el legendario grupo, ha rescatado una cinta que, además de registrar las tensas reuniones de los músicos, confirma su intención de grabar un nuevo disco que cambia el final de su historia.

Lewisohn cuenta al diario británico 'The Guardian' cómo el 8 de septiembre de 1969, cuando Ringo Starr estaba hospitalizado por una afección intestinal, John Lennon le llevó la grabación de una conversación con Paul y George para poner al batería de la banda al tanto de lo que se cocía en el estudio y las discusiones entre sus colegas. Los músicos hablan de un plan para hacer otro álbum y valoran la posibilidad de sacar un single en Navidad.

«Los libros siempre nos contaron que 'Abbey Road' era su último álbum y que querían terminar a su altura artística. Pero no. Están discutiendo sobre el próximo álbum. Creíamos además que John Lennon era quien quería la separación, pero cuando escuchas la cinta ves que no es así», sostiene Lewisohn. «¿No reescribe casi todo lo que creíamos saber?», se pregunta el poseedor del mayor archivo sobre los Beatles y responsable del espectáculo teatral 'Hornsey Road', basado en todo lo acontecido alrededor de este disco.

En la cinta se oye a Lennon proponiendo una fórmula para armar el disco con cuatro canciones suyas, cuatro de Paul McCartney, otras tantas de George Harrison, y dos de Ringo Starr «si él quiere».