«He sido una Diana cazadora, pero ahora la infidelidad no está en mi campo de visión»

Teté Deltado y Josema Yuste en una escena de 'Sé infiel y no mires con quién'. /
Teté Deltado y Josema Yuste en una escena de 'Sé infiel y no mires con quién'.

La actriz gallega y Josema Yuste protagonizan, hoy y mañana en el teatro Bretón (21.00), el clásico vodevil de Chapman y Cooney 'Sé infiel y no mires con quién'

ESTÍBALIZ ESPINOSALOGROÑO.

El apartamento de Luis, propietario de una editorial de libros infantiles en horas bajas, es el lugar donde discurre 'Sé infiel y no mires con quién'; donde la infidelidad juega a tres bandas. Se trata del clásico vodevil escrito por Jonn Chapman y Ray Cooney en 1967, estrenado en nuestro país en 1972, llevado al cine por Fernando Trueba en 1985 y actualmente en cartelera gracias a Josema Yuste, su director, coproductor, actor y autor de esta versión que hoy y mañana se representa en el Bretón logroñés. Sobre el escenario le acompaña, entre otros actores, Teté Delgado.

- ¿Diría que la infidelidad, tan antigua como la historia del hombre, explica la vigencia de este vodevil con más de cincuenta años?

- Sí, y que la obra está muy bien escrita, bien construida, bien actualizada... ¡qué más quieres, Baldomero! Trata de temas como la pareja, la infidelidad, el amor, el sexo... que siempre vienen a cuento porque los seguimos viviendo hoy en día.

«La obra está muy bien escrita, construida, actualizada... ¡Qué más quieres, Baldomero!»

- ¿Qué hace de este vodevil una obra maestra?

- Jaime Azpilicueta, que ya en 1972 tradujo y adaptó la obra para su estreno en España, dice que es EL VODEVIL (con mayúsculas) por lo bien que está planteada; está muy bien escrita y construida, todo tiene un porqué. Y más aún con nueve actores en escena que, además, en la segunda parte se cambian los nombres y nadie es quien dice ser. Eso, o lo construyes muy bien o acaba siendo un vodevil como otro cualquiera. Además cuentan Chapman y Cooney que tras escribir la función la fueron rematando yendo de gira por Inglaterra y viendo lo que funcionaba y lo que no. Luego son gags probados con la gente, lo hicieron así de fenomenal.

- ¿De qué modo ha actualizado Josema Yuste este clásico?

-Creo que lo adaptado mucho a su manera de hacer humor y para defender el personaje, dentro de las claves que él maneja. Lo ha hecho muy a su medida y perfectamente.

- Muchas de las infidelidades de hoy en día pasan por el uso de las nuevas tecnologías. ¿También ocurre aquí?

- No, no se ha adaptado tanto, porque si nos vamos a las nuevas tecnologías se perdería la esencia del vodevil, donde se trata de que pasen cosas en un espacio reducido y que coincidan varias parejas para intentar hacer el amor en el mismo sitio; que haya esa confusión y lío. Además, también entra en escena una escritora de cuentos infantiles que nuestra editorial quiere fichar, la señorita 'Corín Mellado', que es muy puritana y se encuentra con ese pastel de tres parejas que lo intentan sin saber unos de otros, y ahí se arma aún más el 'cacao'. En este caso anulamos las nuevas tecnologías, la red está caída y no hay conexión a internet, porque si no todo perdería su esencia.

- ¿En qué se nota la mano de Jaime Azpilicueta, coordinador de esta versión?

- Esa es una pregunta que deberías hacerle a Josema Yuste, porque Jaime le ha trasladado todas sus inquietudes y éste ha decidido hasta dónde se inquieta. Jaime ha estado asesorando, pero la decisión última ha sido de Josema.

- Hábleme de la puesta en escena.

- Es bastante clásica, no ofrece ninguna novedad respecto al vodevil clásico. Es una función de reírse mucho, sin moraleja. Es una sucesión de risas y sanseacabó, y te vas tan contento para tu casa.

- Ésta es una función propia de una cartelera de fiestas. ¿Se suma usted a la fiesta allá donde actúa?

- En Logroño no sólo me voy a sumar a la fiesta sino que la voy a armar, porque mañana, día 24, tocamos Teté Delgado & Los Ciclones en el Espacio Peñas (sobre las 23.00 horas y tras la actuación de La vil canalla). Después de actuar, a tocar.

- De ser infiel... ¿usted miraría con quién?

- Yo he tenido una época muy movida en mi vida hasta que conocí al que estoy convencida es el hombre de mi vida, Anxo, que lo conocí con 46 años. Y de ser infiel sería una cosa como: «Cariño, con Bruce Willis no te importa, ¿no?» o con un Benicio del Toro. Pero no me apetece nada, es como que no está en mi campo de visión. He sido una Diana cazadora al respecto, pero he llegado a una estabilidad tan maravillosa que no sale de mí.