Detenido por asfixiar a su pareja y arrojar el cadáver a un contenedor de basura

El homicida, que ejercía como proxeneta de su novia, fue detenido en el aeropuerto de Madrid cuando trataba de huir a Mauritania, su país

R. C.

Madrid. La Guardia Civil, tras dos semanas de investigaciones, capturó ayer a un mauritano residente en Roquetas de Mar (Almería) acusado de haber asfixiado a su pareja el 24 de septiembre pasado y de haber intentado ocultar el crimen arrojando el cadáver a un contenedor de basura a varios kilómetros de su casa. Aicha B., de origen marroquí y con cuatro hijos menores de otras relaciones que viven en el país vecino, es la víctima mortal número 40 de la violencia machista en España en lo que va de año.

K. K., de 30 años, fue arrestado en la terminal 4 del aeropuerto de Madrid cuando intentaba coger un avión hacia Casablanca (Marruecos), donde iba a realizar una escala para huir a Mauritania, su país.

La historia de este asesinato machista comenzó el 27 de septiembre, cuando un operario localizó el cadáver de una mujer indocumentada en la planta de residuos de Gádor (Almería). El cuerpo pudo ser identificado porque K.K., tratando de crearse una coartada, denunció la desaparición de su novia unos días después del hallazgo, cuando los medios de comunicación ya habían publicado la aparición del cadáver en la planta de reciclaje de basura.

La reconstrucción del crimen realizada por la Guardia Civil indica que K. K., que era el proxeneta de Aicha, mató a la pareja con la que convivía desde de hace unos tres meses en el propio domicilio de Roquetas, donde con posterioridad se han encontrado pruebas del homicidio.

El agresor cargó el cuerpo en un coche que luego regaló a un amigo para tratar de ocultar las pruebas y depositó el cuerpo en un contenedor a unos 70 kilómetros de Gádor.

 

Fotos

Vídeos