Una demanda colectiva pide a Facebook 200 euros para cada usuario español

La responsable de la OCU, Ileana Izverniceanu, ayer, antes de presentar la demanda contra Facebook. :: J.J. Guillén / Efe/
La responsable de la OCU, Ileana Izverniceanu, ayer, antes de presentar la demanda contra Facebook. :: J.J. Guillén / Efe

La OCU reclama a la red social una indemnización por daños morales al usar sin consentimiento los datos de 23 millones de personas en España

DOMÉNICO CHIAPPE MADRID.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) presentó ayer una demanda colectiva contra Facebook ante el Juzgado de lo Mercantil de Madrid por cesión irregular de datos, una iniciativa judicial que cuenta con el respaldo directo de 37.930 usuarios. «Iniciamos una campaña de adhesión de consumidores en mayo, y con esta plataforma decidimos empezar una acción colectiva», amparada en los fundamentos jurídicos que permiten que una asociación de consumidores pueda representarlos a todos, explica Ileana Izverniceanu, responsable de OCU. Se trata de unos 23 millones de perfiles en territorio español, según datos de 2017, una cifra que «varía con las altas y bajas constantes de usuarios». Por tanto, no son solamente los afectados por el caso de Cambridge Analytica o por otras «fugas» de datos.

La demanda pretende «compensar el daño ocasionado por Facebook» al ceder los datos privados de su comunidad e incumplir la «normativa de protección de datos, la de consumidores y la de competencia desleal», infracciones que la OCU valora en 200 euros por persona. En total, la reclamación alcanzaría los 4.600 millones de euros, siempre que progrese en los tribunales. «Intentamos un diálogo previo a nivel europeo, pero no hubo respuesta por parte de Facebook», aseguró Izverniceanu. «Facebook ha reconocido abiertamente el engaño a los usuarios al permitir el uso de los datos personales, con la finalidad de hacer negocio, violando preceptos legales».

En el marco español, incluso europeo, no hay precedentes de una iniciativa similar, según la OCU. «En otro tipo de acciones legales tenemos que invertir mucho esfuerzo en demostrar el engaño, pero aquí, que está asumido, lo que debemos hacer es justificar la cifra que cuantifica el daño moral ocasionado», advierte Izverniceanu. Ahora la resolución de la demanda, y la posible indemnización a los usuarios, están en manos del tribunal. Se avizora un proceso largo, toda vez que la OCU también solicita que se anulen y eliminen los términos y condiciones del servicio por la «falta de transparencia» y las «cláusulas abusivas en el contrato».

«La filtración de datos de los usuarios de Facebook no es casual y ha destapado la verdadera finalidad de la red social: un modelo de negocio amplio y complejo basado en la recopilación, utilización y monetización de los datos de los usuarios, sin que éstos hayan dado su consentimiento expreso ni hayan sido informados al respecto», sostiene la demanda de la OCU. «A pesar de que Mark Zuckerberg ha reconocido que los datos de los usuarios han sido compartidos de manera incorrecta, no ha tenido ninguna intención de compensarlos».

Los errores de Zuckerberg

Con la demanda presentada en España, las malas noticias se acumulan para la red social. Primero estalló el escándalo de Cambridge Analytica, uno de los precedentes probados en la acción de la OCU. Aquella vez se supo que Facebook había vendido la información personal de unos 87 millones de perfiles y Zuckerberg tuvo que acudir a interpelaciones tanto en el Congreso de EE UU como en la Comisión Europea. En estas comparecencias es donde reconoció la mala praxis.

La demanda española también tiene como precedente la resolución de la Agencia Española de Protección de Datos, que señaló a comienzos de año que la red social y su filial Whatsapp cometieron graves infracciones en el uso de datos personales sin consentimiento. La multa fue de 600.000 euros.

Ahora la reclamación de la OCU podría ser la primera de otras que, en todo el mundo, agrupen a tantos individuos como los 2.200 millones de usuarios activos que asegura tener Facebook. Acusada de compartir datos personales con otras compañías, de ocultar información de anunciantes y de ser negligente a la hora de proteger los datos, Facebook ya había sido advertida por las organizaciones del grupo Euroconsumers, a la que pertenece la OCU, así como otras asociaciones de Portugal (Deco-Proteste), Italia (Altroconsumo) y Bélgica (Test-Achats).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos