La CBS deja caer a su presidente, cercado por las denuncias de acoso sexual

CAROLINE CONEJERO NUEVA YORK.

El presidente y consejero delegado de CBS, uno de los conglomerados de medios de comunicación más poderosos de Estados Unidos, ha sido apartado de forma fulminante de su cargo tras una cadena de acusaciones de conducta sexual inapropiada. La destitución de Leslie Moonves irá acompañada de una donación de 20 millones al movimiento #Metoo para favorecer la igualdad de la mujer en el lugar de trabajo. Ese dinero debería salir de la indemnización que obtendrá por su salida el alto ejecutivo.

En total, son ya 13 las mujeres que acusan de abuso sexual a Moonves, uno de los titanes de la televisión mejor pagados del país (69 millones al año). En los últimos meses había estado negociando su salida de la compañía con un paquete multimillonario que incluiría 80 millones en acciones del canal.

Un nuevo artículo de Ronan Farrow, autor de gran parte de la investigación periodística sobre el abuso sexual en los medios y la industria del entretenimiento, sacó a la luz las revelaciones de seis nuevas presuntas víctimas de Moonves. La publicación de su testimonio en la revista The New Yorker hizo insostenible por más tiempo el aplazamiento de su cese. Se da la circunstancia de que el periodista, que obtuvo el Pulitzer por sacar a la luz el 'caso Weinstein', es hijo de Mia Farrow y Woody Allen, otro de los apestados hoy de Hollywood. La Junta Directiva Independiente de CBS retendrá el paquete de compensación al ejecutivo hasta que termine la investigación interna, así como los litigios legales y costes de indemnización actuales y futuros que se deriven de los numerosos supuestos casos de su abuso sexual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos