Cultura frena en seco la fusión del Teatro Real y el de la Zarzuela

El ministro José Guirao, ayer, durante su visita al Archivo de Indias en Sevilla. :: José Manuel Vidal / EFE/
El ministro José Guirao, ayer, durante su visita al Archivo de Indias en Sevilla. :: José Manuel Vidal / EFE

Guirao anuncia que anulará el real decreto que la hizo posible según la hoja de ruta diseñada por Gregorio Marañón e Íñigo Méndez de Vigo

M. LORENCI MADRID.

Anular el real decreto que acordaba la fusión del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela ha sido una de las primeras decisiones de calado de José Guirao, el nuevo titular de Cultura y Deporte. El ministro la frenó en seco «tras escuchar a los representantes sindicales de los trabajadores (CC OO, UGT y CSIF) y a los responsables del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela», según precisó ayer una nota de su departamento. El Gobierno materializará esta decisión derogando en los próximos consejos de ministros el Real Decreto 229/2018, de 20 de abril, que acordaba la fusión pilotada por Gregorio Marañón e Íñigo Méndez de Vigo y cuya entrada en vigor aguardaba solo la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

«Tras analizar las incertidumbres jurídicas, técnicas y operativas que implicaba la fusión propuesta, sobre todo en relación con la subrogación de los trabajadores», Guirao adoptó la decisión que cambia la hoja de ruta marcada por su antecesor en La Casa de las Siete Chimeneas y que descabalgará de la presidencia de la nueva macrofundación que se había diseñado a Gregorio Marañón, presidente del Patronato de Teatro Real y muñidor de la unificación de los dos grandes teatro líricos.

«Al margen de la bondad o no del proyecto, que habría que seguir pensando, lo que estaba en marcha tiene un problema al que soy bastante sensible: no resolvía cómo se integraban los trabajadores de la Zarzuela, que son más de cien personas», dijo Guirao. «Si los temas laborales no están resueltos, a la gente no se le puede pedir fe ciega», declaró Guirao tras visitar el Archivo General de Indias en Sevilla.

Guirao se había reunido en la víspera tanto con Gregorio Marañón como con el director de la Zarzuela, Daniel Bianco. En su encuentro posterior con los representantes de los trabajadores del Teatro de la Zarzuela, conoció su exigencia de recuperar su estatus dentro del Ministerio de Cultura y de no integrase una fundación, como decretó el último Gobierno del PP.

El teatro de la Zarzuela, que dependía orgánicamente del Inaem (Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música), hubiera pasado a integrarse en la plataforma que gestionaría el Real y que cambiaría de nombre para denominarse Fundación Nacional del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela, según la decisión del Gobierno de Rajoy. Desde algunas instancias se había destacado cómo la integración de los trabajadores de la Zarzuela en una fundación tenía pocas posibilidades de prosperar si los sindicatos llevaban su reclamación a los tribunales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos