«Creo en las canciones y creo que volverá el gusto por escucharlas con profundidad»

Álex Ubago. :/
Álex Ubago. :

El músico vitoriano actúa 'A solas' en la sala Menhir de Logroño con un repaso a la inversa desde 'Canciones impuntuales' hasta sus primeros éxitos

J. SAINZLOGROÑO.

Álex Ubago (Vitoria, 1981), llega a Logroño con su minigira en solitario 'A solas'. Esta noche en la sala Menhir (a las 22.30 h.), únicamente con su guitarra, su piano y su voz, repasará dos décadas de canciones partiendo de su disco más reciente, 'Canciones impuntuales'.

-¿Por qué un artista que ha llenado grandes auditorios recurre a este formato de minigira en solitario y concierto de pequeño formato?

-Tenía ganas de volver a los comienzos con este tipo de conciertos en varias ciudades donde hacía tiempo que no tocaba y tener contacto con mis seguidores más acérrimos de esa manera cercana e íntima.

«Estoy abriéndome a nuevas tendencias, tratando de no perder mi esencia pero arriesgando»

«Lo que me hace sentir mayor es este modo de consumir la música parecido al 'fast food'»

-¿Cómo está resultando?

-Ya llevamos un par de conciertos en Bilbao y Pamplona y es un formato que yo disfruto mucho y creo que el público también porque les ofrezco la posibilidad de escuchar mis canciones tal y como nacen, de una manera muy desnuda y muy honesta.

Datos

Álex Ubago
'A solas'
Sala Menhir, 22
30 h.
Entradas
ticketmaster.es

-¿Por qué Logroño?

-Hace bastante que no toco en Logroño. Recuerdo un concierto al aire libre en las fiestas durante la gira del primer disco [San Mateo 2002] y algún otro después. Recuerdo un público bastante caluroso. Y, además, nos queda cerca de casa, de Donosti.

-¿Cómo es el concierto?

-Un piano, una guitarra y mis canciones. Es muy sencillo.

-Sencillo pero expuesto.

-Sí, acostumbrado a los conciertos con grandes producciones y a tocar con la banda, cuando sales así, tú solo, te sientes un poco desnudo. Pero es muy bonito mostrar las canciones sin trampa ni cartón.

-¿Canta su último disco, sus éxitos...?

-Hago un viaje a la inversa, un recorrido por las canciones más significativas de cada uno de mis discos en orden cronológico pero al revés: empiezo con 'Canciones impuntuales' y voy hacia atrás en el tiempo hasta terminar con el primer single que publiqué en el 2001 ['Sin miedo a nada'] y las canciones de aquel primer disco ['¿Qué pides tú?'].

-Habla de volver a los orígenes. ¿Es melancolía? ¿Qué balance hace de estos años?

-El balance es maravilloso. Cuando echo la vista atrás me siento muy afortunado de haber podido vivir esta época de la música tan cambiante y haber vivido experiencias que ni en mis mejores sueños podría haber imaginado. Son siete discos de estudio, muchísimos conciertos, viajes por países de Latinoamérica, público de muchos lugares, conociendo a gente increíble, colaboraciones con grandes músicos y aprendiendo de todos... Doy las gracias no solo por haberme dedicado a la música, sino por haber podido disfrutar y aprender tanto.

-El éxito no siempre ha sido igual.

-Como en cualquier carrera artística, las cosas no siempre van igual, el éxito no siempre es el mismo, tienes discos que venden más, otros menos... pero el balance no puede ser mejor. No me puedo quejar.

-¿En qué momento diría que se encuentra? ¿Es un Álex Ubago ya maduro? ¿Cómo ha evolucionado?

-Desde mi primer disco, con veinte años, me decían que sonaba muy maduro. Pero la madurez real la vas adquiriendo con los años y con las tablas. Me encuentro en un momento en que salgo al escenario y disfruto más que nunca, me siento más seguro. También valoro más las cosas.

-¿Quiere decir que relativiza el éxito ahora que ya no tiene tanto?

-Es que a mí me ocurrió algo poco común, tuve mucho éxito con el primer disco y entonces, con veinte años, quizás no valoraba las cosas que ahora, con el tiempo, valoro más. Eso hace que lo disfrute más todo.

-¿Y como compositor?

-Me siento más en forma que nunca. Estoy preparando un disco nuevo y estoy supercontento con las canciones. Creo que voy a hacer el mejor disco de mi vida.

-¿Percibe alguna evolución?

-Estoy en un momento de abrirme a las nuevas tendencias, tratando de no perder mi esencia pero también arriesgando un poco, buscando sonar más actual. Estoy disfrutando más que nunca.

-¿A qué le canta ahora?

-Yo creo que siempre le he cantado a lo mismo: al amor y al desamor, a los sentimientos que me provocan mis hijos, al mundo en que vivimos, lo que veo a mi alrededor, las injusticias, la desigualdad...

-¿Qué influencias nuevas tiene?

-Un poco de todo: desde Tom Walker, a Beret, Sebastián Yatra, bases de trap tipo Drake, tipo Post Malone, bases más electrónicas... cosas que pueden parecer extrañas mezcladas con Álex Ubago, pero que de repente han salido cosas muy interesantes.

-¿Qué opina de la música actual y la proliferación de concursos?

-Yo coincidí con aquella primera edición de Operación Triunfo, años 2001 o 2002, y siempre he pensado que ese tipo de concursos provocan una cierta sensación de sobredosis de cantantes. Hay mucha gente que canta muy bien, muchos mejor que yo. Pero los que logran mantenerse son los que se lo curran más allá del éxito puntual de este tipo de programas que son grandes plataformas para darse a conocer. Lo importante es el camino que viene detrás. Mira Bisbal, Manu Carrasco, Pablo López, Lola Índigo... ninguno ganó su programa pero han sabido hacer su carrera

-¿Le hace sentir mayor ver nacer y morir nuevos talentos casi a diario?

-Intento adaptarme y resistirme a esa sensación. Lo que sí me hace sentir algo mayor es el modo en que se consume la música, parecido al 'fast food'. Echo de menos el gusto por el disco completo, incluso el disco conceptual. Ahora tienes que ir canción a canción, temas que como mucho duran tres minutos y que te tienen que enganchar en los primeros veinte segundos... Creo que la manera de escuchar música es menos profunda. Pero creo que volverá. Yo creo mucho en las canciones y creo que volverá el gusto por escucharlas con profundidad. También tiene que ver con el artista y el estilo musical, claro: no es lo mísmo escuchar a Serrat, a Ismael Serrano, a Sabina o a Leiva que escuchar musical electrónica de baile. Para mí hay alguien que sabe mezclar muy bien ambas cosas, es Ed Sheeran. Ahí está el camino: en la mezcla entre el sonido actual y la canción de autor.