CORRE, ETHAN, CORRE

JOSU EGUREN

Cuando Tom Cruise tomó la decisión de fundar su propia productora junto a su descubridora y entonces representante Paula Wagner lo hizo con la idea de tomar el control absoluto sobre una carrera en la que echaba en falta la guinda de una franquicia que permitiese perpetuarse más allá de los éxitos puntuales o, dicho de otro modo, firmar su pasaporte a la inmortalidad. De la elección de Brian de Palma, director de la primera entrega, nació un héroe que con el paso del tiempo ha ido puliendo su identidad a la vez que sintetizaba en un sutil ramillete de expresiones gestuales el juego de máscaras que definían los límites entre la persona y el personaje. En 'Misión imposible: Fallout', Cruise eleva la apuesta para fundirse con Ethan Hunt hasta un punto en el que por primera vez se permite mostrarnos los rastros de la fatiga sobre la piel mediante primeros planos que revelan su edad real; es la última frontera que le quedaba por vencer a una superestrella que lleva interpretando el mismo rol desde hace más de dos décadas, con 56 años, 3 más que los que tenía Sean Connery cuando se puso en la piel de James Bond para protagonizar la versión apócrifa y crepuscular de 'Thunderball' en 'Nunca digas nunca jamás' (1983).

Formando equipo con Christopher McQuarrie (que ya le dirigió en los primeros largometrajes de la serie 'Jack Reacher' y junto al que diseñó 'Misión imposible: Nación secreta') Cruise se integra de manera orgánica en una deslumbrante concatenación de 'set pieces' donde su forma de correr deviene en un sello autoral tan reconocible e icónico como los andares de Henry Fonda. Al guion de McQuarrie le falta un punto de cocción para madurar las muestras de respeto a la serie ideada por Bruce Geller y la gravedad emocional a la que invoca con la resurrección de Michelle Monaghan, problemas menores que pasarán desapercibidos mientras tratamos de asimilar los riesgos que toma el protagonista en cada secuencia en la que se juega la vida, literalmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos