Cornada y fajín con los Jandilla a toda velocidad

Secuencia de la cornada en el Ayuntamiento que terminó con el mozo herido en el brazo y el toro llevándose su fajín. :: efe
/
Secuencia de la cornada en el Ayuntamiento que terminó con el mozo herido en el brazo y el toro llevándose su fajín. :: efe

Cuatro corredores resultaron heridos, uno de ellos por asta de toro en el brazo, en el penúltimo encierro de los sanfermines

LA RIOJA LOGROÑO.

Cuatro corredores fueron trasladados ayer al Complejo Hospitalario de Navarra tras el séptimo encierro de los sanfermines, corrido con toros de Jandilla, uno herido por asta y los otros tres con contusiones. Según el parte médico, en la Plaza del Ayuntamiento se registró el corneado, que presentaba una herida en el brazo izquierdo de pronóstico menos grave. De Santo Domingo fue evacuado un corredor con contusión sin deformidad en un brazo, de Mercaderes otro con contusión en la columna y de Telefónica un tercer contusionado con deformidad en el hombro derecho.

Los toros de la ganadería extremeña de Jandilla imprimieron peligro y velocidad, dos características habituales en las calles de Pamplona, al séptimo encierro de los sanfermines. El corredor que resultó corneado es uno de los pocos heridos por asta en lo que va de festejos este año, en los que han sido más frecuentes los golpes y contusiones.

La carrera de ayer duró 2 minutos y 24 segundos, en la misma línea que el resto de los encierros de este año, que están resultando muy rápidos, y al término de la misma, según el parte médico, cuatro corredores tuvieron que ser trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra, el herido por asta y otros tres más por contusiones.

Un 'jandilla' destacado enganchó por la faja a un mozo en el Ayuntamiento El mismo toro empotró contra la valla a otro corredor en la esquina de la calle Estafeta

De inicio, la torada partió agrupada y encabezada por los cabestros de los corrales de Santo Domingo, pero a los pocos metros un toro negro se puso en cabeza a gran velocidad ganando unos metros a sus hermanos y protagonizando los primeros momentos de peligro.

En la entrada de la plaza del Ayuntamiento el animal se fue contra el vallado derecho, donde barrió a varios corredores y enganchó a uno de ellos, al que corneó en el brazo izquierdo y arrastró unos metros quedándose finalmente con su faja, que afortunadamente se desprendió de la cintura del mozo. Este quedó tendido en el suelo y el toro siguió su marcha con el fajín en su cuerno derecho durante unos instantes.

Después de atravesar Mercaderes sin mayores incidencias, ese mismo astado chocó en la curva de Estafeta empotrando a otro mozo contra el vallado de la parte izquierda. Afortunadamente el corredor pudo salir del trance por su propio pie. El toro cayó al suelo junto a él, lo que ralentizó algo su veloz carrera en este tramo, pero de inmediato se reincorporó para seguir a la manada, que se empezó a estirar desde el comienzo de la calle.

Este jandilla quedó rezagado unos metros de sus compañeros, mientras el resto del grupo, encabezado por los mansos, enfilaba la calle Estafeta sin prestar atención a los corredores, que poco a poco iban encontrando hueco entre los animales, lo que les permitía acercarse a sus astas y disfrutar de buenas carreras.

El último tramo de la Estafeta lo hicieron ya en dos grupos: los mansos con cuatro toros por delante y bastante estirados y los dos restantes a unos metros de distancia.

Así mismo atravesaron Telefónica y el callejón, donde también se produjeron algunas caídas de corredores y de igual forma entraron en la plaza, donde los cuatro primeros astados se dirigieron directamente a los chiqueros conducidos por pastores y dobladores.

Mientras estos entraban en los corrales, uno de los toros rezagados accedió al coso, donde tropezó con un corredor caído en el suelo, pero lo superó sin ir a por él y continuando su recorrido, al tiempo que el último astado llegaba también a la plaza y ya sin más incidencias se dirigieron junto a los corrales.

Los jandillas serían lidiados por la tarde en el coso pamplonés por Juan José Padilla, en su despedida, Cayetano Rivera y Roca Rey, en su segunda tarde en estos sanfermines.

El último encierro de este año lo protagonizan hoy sábado los siempre esperados toros de Miura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos