«No sé hacer nada sin compromiso»

Magüi Mira. /
Magüi Mira.

Con Pepón Nieto como protagonista, y junto a Ana Fernández y Miguel Hermoso, Magüi Mira representa en el Bretón 'La culpa', de David Mamet

J.S.LOGROÑO.

Su trabajo va siempre irrenunciablemente unido al compromiso social. Premio Valle-Inclán de Teatro 2019 y Medalla al Mérito de las Bellas Artes 2016, Magüi Mira (Valencia, 1944) es una de las intérpretes de 'La culpa', un drama de David Mamet dirigido por Juan Carlos Rubio y protagonizado por Pepón Nieto junto a Ana Fernández y Miguel Hermoso, que se representa hoy en el Bretón (a las 20.30 h.). La obra gira alrededor del dilema ético de un psiquiatra requerido a declarar en favor de un paciente responsable de haber cometido una masacre. Pero son muchos más los temas que subyacen. Magüi Mira pelea en todos.

'La culpa', de David Mamet
Director
Juan Carlos Rubio
Intérpretes
Pepón Nieto, Magüi Mira, Ana Fernández y Miguel Hermoso
Teatro Bretón
20.30 h.

- Seis años después de haber protagonizado 'El anarquista', regresa a David Mamet con 'La culpa'.

- Me encanta Mamet. Es un clásico del siglo XXI. Un hombre brillante en su dramaturgia, guiones de cine, narrativa... todo lo que escribe. Es una persona que sabe colocar la mirada sobre la realidad para llevarnos a la ficción de una manera muy personal y muy perversa también, porque yo creo que manipula al espectador.

«Mamet sabe colocar la mirada sobre la realidad para llevarnos a la ficción de una manera perversa»

«La igualdad es algo que tenemos que conseguir entre todos; esto no es una guerra de sexos»

«Mis padres vivieron una posguerra muy dura. Yo sé lo que es pasar hambre; no necesito ir a Supervivientes»

- Precisamente las críticas hablan de un planteamiento de dilema moral con desenlace de thriller.

- Mamet solo te deja ver la superficie mientras por debajo corren ríos de emoción que terminan aflorando.

- Es llamativa la relación de Mamet con el teatro en España. Después del estreno en Broadway en 2017 es el primer país donde se adapta 'The penitent'. También quedó muy satisfecho con la versión de 'Muñeca de porcelana' que protagonizó José Sacristán después de que Al Pacino fracasara en Broadway.

- Ocurrió también con 'El anarquista': en Broadway solo dieron diecisiete funciones y nosotros estuvimos cuatro meses en el María Guerrero y después de gira. Últimamente en Broadway su teatro no está recibiendo buenas críticas, es verdad. 'The penitent' allí ha sido una pequeña producción y no le han abierto los grandes teatros. Pero es un misterio: España es una bicoca para Mamet.

- ¿Qué hay detrás de esta historia: una reflexión sobre los dilemas morales, el sentimiento de culpa, los juicios mediáticos, el abuso de poder y unos cuantos debates sociales más, no?

- Es como un gazpacho maravilloso que mezcla muchas cosas. Tiene mucha importancia esa reflexión sobre los estragos de los juicios paralelos, que pueden hundir a una persona mucho antes de que la Justicia se pronuncie. También cuestiona un cierto estatus que han adquirido los psiquiatras en Estados Unidos y la frivolización del trabajo de quien, por dinero, justifica o cuestiona cualquier comportamiento. Y una cosa más, lo obsoletas que han quedado ciertas creencias religiosas, fundamentalismos que sin embargo siguen muy vigentes entre muchos americanos fanáticos que siguen los dogmas al pie de la letra. Y el debate social sobre la homosexualidad, claro, un colectivo tan perseguido. Y el debate sobre el uso de las armas. Bueno, este texto suelta jugo por todas partes.

- Usted hace el papel de abogada, que en el original es un hombre. ¿Qué aporta el cambio?

- Soy la abogada de un joven homosexual que ha cometido una masacre. Me gusta la idea de una mujer defendiendo a un homosexual. Me parece que ser mujer y pertenecer a otro colectivo pisoteado históricamente le aporta un valor importante al personaje.

- Su compromiso feminista está siempre muy presente en su trabajo.

-Es que la igualdad es algo que tenemos que conseguir todos los días entre todos, hombres y mujeres. Esto no es una guerra de sexos, como muchos quieren hacer que parezca. Esto es justicia histórica. Nadie vale más que nadie y entre todos tenemos que hacer un mundo justo.

- Sigue siendo necesario, quizás más que nunca, decir cosas tan obvias.

- Hay que decir estas cosas porque hoy se confunden malintencionadamente ciertos mensajes. Yo insisto: el feminismo no plantea una guerra de sexos. Tenemos que luchar juntos por la paridad, por la igualdad, por evitar el acoso en cualquier a de sus formas, sea quien sea la víctima y el acosador. El acoso siempre es del más fuerte al más débil. El momento actual es muy confuso porque las mujeres estamos levantado al fin la cabeza y diciendo 'basta, vamos a arreglar esto entre todos'. No vamos a la guerra, lo que queremos es llegar a una situación justa en la que todos nos sentiremos mejor.

- ¿Teme que se retroceda en conquistas sociales que tanto han costado?

- No, no soy catastrofista y tengo absoluta fe en que determinadas conquistas están consolidadas y son irrenunciables. Hay un corazón que va hacia adelante y no puede ir nunca hacia atrás. Seguiremos avanzando, estoy convencida. Todavía hay mucho mundo donde avanzar en cuestiones como mujer, igualdad sexual...

- Las actrices precisamente se han expuesto públicamente para plantar cara al acoso. Iniciativas como 'Me too' son punta de lanza para el resto de mujeres.

- Estoy completamente a favor cuando denuncias con nombres y con pruebas. A mí me gusta la transparencia en todos los ámbitos. No me gusta que la gente se sume al carro solo por aparentar.

- Trabaja en un nuevo proyecto de dirección. ¿No le distrae actuar?

- Estoy trabajando en 'La fuerza del cariño' con Lolita Flores como protagonista. Me hace mucha ilusión. Y actuar es fundamental. Estoy encantada de hacerlo y de trabajar con Ana Fernández y Miguel Hermoso y con Pepón Nieto, que es un verdadero talento. Aprendo tanto de mis compañeros. Luego a la hora de dirigir es fundamental no perder ese contacto con los compañeros y con el público pisando la tabla. Eso me nutre el cerebro y el corazón.

- La gala de los Max, además de ser un espectáculo precioso dedicado a la belleza y la libertad, hizo ver el estupendo momento creativo que vive el teatro en España, a pesar de lo dura que ha sido la crisis.

- Es enorme, impresionante el nivel.

- ¿Cuál es su compromiso con su oficio?

- Yo he vivido el compromiso desde la cuna. La vida es compromiso. Me lo enseñaron mis padres, que vivieron una posguerra muy dura. Yo sé lo que es pasar hambre; no necesito ir a a Supervivientes. Yo no sé abordar la vida sin la pasión y el compromiso que me han enseñado desde la cuna. Te comprometes con lo que haces y con lo que no haces. Todo tiene importancia. Si hay algo que detesto es la frivolidad. No la risa; la risa es fundamental, es sanadora. Igual que el teatro. Pero el compromiso es algo innato en mí; no sé hacer las cosas de otra manera.