El segundo 'spin off' de 'Star Wars' se queda sin director

Josh Trank. /
Josh Trank.

Los desencuentros con el guionista Simon Kinberg podrían haber desencadenado la 'espantada' de Josh Trank, realizador de 'Chronicle'

ÓSCAR BELLOTMadrid

Josh Trank, que se convirtió en uno de los realizadores más codiciados tras recaudar más de 125 millones de dólares con su primer largometraje, 'Chronicle', ha renunciado a ponerse al frente de la cámara en el segundo de los 'spin offs' de la saga 'Star Wars', un proyecto al que llevaba vinculado desde que Lucasfilm le escogiese hace un año.

El cineasta explica la 'espantada' como una "decisión personal" motivada por su deseo de "perseguir oportunidades creativas originales", de acuerdo con un comunicado difundido en la página web de 'La guerra de las galaxias'. Lucasfilm, por su parte, da las gracias a Trank por el trabajo realizado a lo largo de los últimos meses. "Ha sido un privilegio colaborar con Josh", señala la compañía creada por George Lucas y adquirida en octubre de 2012 por Disney a cambio de 3.124 millones de euros. "Estamos muy agradecidos por la energía y el amor hacia 'Star Wars' que trajo al proceso, y le deseamos todo lo mejor"", agrega.

Pero bajo esta aparentemente amistosa ruptura parecen esconderse razones más amargas. La revista 'Variety' argumenta que la verdadera razón podría ser la mala relación que Trank mantiene con Simon Kinberg, guionista del segundo 'spin off' de 'Star Wars', desde que ambos trabajasen juntos en 'Cuatro fantásticos', el 'reboot' del equipo de superhéroes de Marvel Cómics que llegará a la cartelera en agosto de este año y que cambiará a Ioan Gruffudd, Jessica Alba, Chris Evans y Michael Chiklis por Kate Mara (La Mujer Inivisible), Miles Teller (Mr. Fantástico), Jamie Bell (La Cosa) y Michael B. Jordan (La Antorcha Humana).

Lucasfilm trata con mimo a Simon Kinberg, quien ha asesorado a J.J. Abrams en 'Star Wars: El despertar de la fuerza', película que desembarcará en la cartelera el 18 de diciembre de 2015 con el objetivo de convertirse en la gran trinfadora del año. Kinberg, autor del libreto de las últimas entregas de la franquicia de los 'X-Men', es la figura a la que Lucasfilm y Disney se han encomendado con el fin de revitalizar la saga galáctica y no están dispuestos a que nada le altere, lo que podría haber desencadenado la marcha de Trank, quien se concentrará ahora en la promoción de 'Cuatro fantásticos'.

Queda por resolver quién tomará el testigo de Trank en ese segundo 'spin off' de 'Star Wars'. El primero, titulado 'Rogue One' correrá por cuenta del británico Gareth Edwards, y su reparto lo encabezará su compatriota Felicity Jones, que estuvo nominada este año al Oscar a la mejor actriz por el papel de la primera esposa del astrofísico Stephen Hawking en 'La teoría del todo'.