Cinco países controlan los últimos reductos vírgenes de todo el planeta

El 'techo verde' de la selva amazónica, uno de los grandes pulmones del planeta. :: Bruno Kelly / REUTERS/
El 'techo verde' de la selva amazónica, uno de los grandes pulmones del planeta. :: Bruno Kelly / REUTERS

Científicos y ecologistas desconfían de las políticas de Rusia, Brasil o Estados Unidos para preservar los santuarios para la biodiversidad

COLPISA / AFP

París. Más del 70% de los últimos espacios vírgenes de la Tierra están en el territorio de cinco países, entre ellos Estados Unidos, Brasil y Rusia, cuyas políticas preocupan a los defensores del medio ambiente. Los últimos reductos salvajes, las tierras y mares no afectados por la expansión humana y la explotación industrial de los recursos naturales -bosques, energías fósiles, tierras cultivables...- representan el 23% de la Tierra, según un artículo publicado por la revista 'Nature'.

Estos espacios suponen un santuario para miles de especies amenazadas por la deforestación o la sobrepesca y son algunas de las mejores defensas de las que disponen los humanos contra los devastadores fenómenos meteorológicos provocados por el cambio climático. Hace un siglo todavía representaban un 85%. Y solo entre 1993 y 2009 se perdió una superficie equivalente a India. El estudio de 'Nature' muestra que más del 70% de estos territorios preservados -sin incluir la Antártida- se concentran en cinco países: Rusia, Canadá, Australia, Estados Unidos y Brasil.

«Por primera vez hemos cartografiado las zonas de naturaleza virgen, terrestres y marítimas, y mostrado que no quedan muchas», explicó a AFP James Watson, profesor de la Universidad de Queensland y autor principal del estudio. «Unos pocos países poseen muchos de estos territorios vírgenes y tienen una responsabilidad enorme para preservar las últimas regiones salvajes», dijo.

Los investigadores se apoyaron en datos compartidos para medir el impacto humano en la vida salvaje a través de ocho indicadores, como los espacios cultivados, las infraestructuras y el urbanismo. Para los océanos usaron datos sobre la pesca, transporte marítimo y contaminación. El resultado fue que solo el 13% de los mares está poco o nada afectados por las actividades humanas, en especial en los polos.

El estudio llega tras la publicación del informe 'Planeta Vivo' del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), donde se señala que debido a la presión humana las poblaciones de vertebrados salvajes se redujeron un 60% entre 1970 y 2014. «Al igual que la extinción de las especies, la erosión de los espacios salvajes es globalmente irreversible», constatan los investigadores.

Rusia, Estados Unidos y Brasil, que estrena como presidente al ultraderechista Jair Bolsonaro, no tienen como prioridad la protección medioambiental. Rusia apuesta por el desarrollo de la ruta marítima del norte del Ártico, que se hizo más practicable con el deshielo provocado por el cambio climático, y Trump anunció la retirada de Estados Unidos del Acuerdo sobre el Clima de París.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos