El Centro Riojano, una ventana al mundo

Los organizadores, momentos antes de la cata, y diferentes momentos de la misma. :: j.m./
Los organizadores, momentos antes de la cata, y diferentes momentos de la misma. :: j.m.

La institución riojana en Madrid celebró en la tarde-noche de ayer su sexta cata internacional

JORGE MATUTE MADRID.

En los dos últimos años, el Centro Riojano de Madrid se ha convertido en el mejor escaparate de los vinos producidos en numerosos países. Ayer, las instalaciones de la calle Serrano acogieron la sexta cata internacional 'Encuentro de vinos georgianos versus riojanos'. Un hermanamiento entre dos productores de vino con una larga tradición vitivinícola; ya que al territorio caucásico es considerado como el lugar dónde se originó la viticultura, mientras que la Denominación de Origen Calificada Rioja es la más antigua de nuestro país, datando de 1991.

Una cata a la que acudieron representantes de ocho países, como los embajadores de Polonia, Eslovaquia, Países Bajos, Estonia y el anfitrión georgiano; además de diferentes consejeros de otros estados, como el de Azerbaiyán o el de Moldavia. Junto ellos, también estuvo presente subdirector general de Europa Oriental y Asia Central, Jorge Urbiola. Todos tuvieron la oportunidad de degustar tres vinos georgianos, seleccionados entre las 530 variedades autóctonas de uva; junto con otros tres de la bodega autoleña Hacienda de Calavia.

El sexto encuentro comenzó con el vino Qimerioni, que sirvió como preludió a la degustación y donde los presentes pudieron empezar a familiarizar con los vinos georgianos. Tras él, alternados con un rosado, un crianza y reserva riojanos; se sirvió un blanco, un tinto elaborado con uvas de baja producción y un vino histórico del país. Poder presentarlo en la casa de los riojanos en Madrid fue «una oportunidad única, ya que somos grandes productores de vino», detalló el consejero de la Embajada georgiana, Teimuraz Basilaia.

Una selección de vinos elaborada de una manera muy especial porque, entre las más de 55.000 hectáreas de viñedos, la zona de origen de estos caldos, al occidente del país, se utilizan vasijas de barro, denominadas Kvevri, con las que fermenta, almacena y envejecen los vinos. «Esta tradición ha sido reconocida por la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad», explicó Basilaia.

Referente en Madrid

La presentación de estos vinos es acogida con «gran satisfacción» por todos los países que «tienen la oportunidad de dar a conocer sus caldos», señaló el presidente del Centro Riojano José Antonio Rupérez.

En este sentido, el responsable quiso destacar el trabajo que desde la institución están dando a la cultura del vino «no solo de Rioja, también del resto de países productores».

 

Fotos

Vídeos