Cara y cruz en los Max para La Garnacha y Guerreros

Cara y cruz en los Max para La Garnacha y Guerreros

«Por la libertad, la amistad, el vino y el teatro. ¡Salud¡», brindó Cuadrado en el escenario

Estíbaliz Espinosa
ESTÍBALIZ ESPINOSALogroño

Vicente Cuadrado ha vivido en la noche de este lunes, en el Teatro Calderón de Valladolid, un momento que difícilmente olvidará. Junto a los miembros de La Garnacha, compañía que dirige desde hace 36 años, ha subido al escenario para recoger el Premio Max 2019 en la categoría Aficionado, galardón que los riojanos compartieron ex aequo con la compañía Taules Teatro de Alicante.

Sobre las tablas, Vicente Cuadrado recordó cuando, en octubre de 1983, llegó al instituto Hermanos D'Elhúyar de Logroño «y me encontré unos niños de entre 13 y 17 años que querían hacer teatro. Jamás, jamás, jamás pudimos soñar que hoy estaríamos aquí recibiendo el mayor galardón a nivel de teatro, en este caso aficionado. Pues han pasado 36 años y cuatro de esos niños están aquí».

Tras él, unos emocionados Juan Luis Herrero, María José Pascual, Miguel Ángel Blanco y el resto de esta modesta familia teatral de diez personas, pero con importantes logros en su currículum. Ellos han puesto en escena 40 obras y suman más de 350 galardones en certámenes nacionales, y han servido de acicate a actores aficionados que con el tiempo han dado en profesionales, como Eduardo Cárcamo o Mabel del Pozo.

Vicente Cuadrado concluyó su discurso en la gala de los Max con un brindis. «Desde Logroño, donde nacimos y residimos; desde Haro, ciudad de vino y de teatro, donde organizamos el Certamen Nacional Garnacha de Rioja, al cual os invito, quiero hacer desde este escenario un brindis por los cuatro pilares que sostienen La Garnacha: la libertad, la amistad, el vino y el teatro. ¡Salud¡».

El premio Mejor Actor pasó de largo ante Nacho Guerreros

El actor calagurritano Nacho Guerreros vio pasar de largo el Max al Mejor Actor Protagonista, premio al que optaba por su personaje de transexual en 'Juguetes rotos', al igual que su compañero de reparto en la misma obra, Kike Guaza. El galardón fue a parar finalmente a Albert Salazar por su interpretación en 'A.K.A. (Also Known As)'.

Con 'Juguetes rotos', obra de Carolina Román, Guerreros regresa al drama y al teatro, donde se mete en la piel de un transexual en la última etapa de la dictadura franquista.