Caprile aconseja «rodearse de un buen equipo para triunfar» en el cierre de las Jornadas de Diseño

El diseñador de moda, que lleva cuarta años en la industria, clausura la XXV edición con una intervención llena de experiencia para los futuros diseñadores

LA RIOJA Logroño

El diseñador de moda Lorenzo Caprile ha dicho este viernes que, para mantener el éxito, un modisto tiene que saber «actualizarse sin perder su propio estilo», pero también «cuadrar las cuentas», algo que es «muy complicado en el mundo de la moda».

Caprile ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de participar en Logroño en las XXV Jornadas de Diseño de La Rioja, donde ha impartido una charla a los alumnos de la Escuela Superior de Diseño, informa EFE.

El diseñador, quien lleva casi cuarenta años en la industria de la moda, ha considerado que este es un sector «muy peculiar», por lo que para mantenerse arriba hace falta «muchísimo trabajo».

«Llegar, hacerse un hueco y lograr impacto en la moda hoy es relativamente fácil gracias a las nuevas tecnologías y es mucho más sencillo que cuando yo empecé, lo complicado es seguir entre las primeras espadas año tras año», ha reconocido.

Después de 26 años con su taller abierto, ha estimado que lo mejor es «no tener un estilo muy definido para saber adaptarse al estilo de cada clienta», de modo que se debe ser «profesional, versátil y humilde para traducir esos sueños y darles forma».

Por ello, ha rechazado que haya «un estilo Caprile», aunque sostiene que el color rojo favorece prácticamente a todas las mujeres, algo que no ocurre con el blanco, que es «el color más difícil de la paleta y es muy complicado que quede bien».

Entre sus diseños figuran el traje de novia de la infanta Cristina y muchos modelos de alta costura lucidos por la Reina Letizia, como el vestido rojo que llevó en la boda de Federico y Mary de Dinamarca en 2004 y la falda negra y blanca realizada con tela de mantón de manila que lució durante su primer viaje oficial a Nueva York.

El trabajo que hay detrás

«Diseñar para celebridades ayuda, pero también son caramelos envenenados porque hay trajes mediáticos que pueden salir fatal y en alguna ocasión he metido la pata», ha reconocido este modista, quien recibió en 2016 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Respecto a su participación en el programa de televisión «Maestros de la costura», ha precisado que un 80 por ciento de este programa es espectáculo y el 20 por ciento restante moda, pero es «muy positivo para visibilizar todo el trabajo que hay detrás de una prenda de ropa».

Ha dicho que en este concurso se ha podido exponer todo el esfuerzo que supone confeccionar una prenda, desde el patronaje hasta el dominio de las técnicas de costura a la hora de enfrentarse a un maniquí en tres dimensiones.