La Camerata del Prado revive la música romántica del XIX hoy en el ClásicArnedillo

Tomás Garrido dirigirá hoy la Camerata en formato quinteto. :: E.P./
Tomás Garrido dirigirá hoy la Camerata en formato quinteto. :: E.P.

El festival arnedillense vive su segunda jornada, que cerrará el estudiante Alberto Jaime Tamayo con un mini-concierto de percusión

E. PASCUAL

arnedillo. Tras el lleno que vivió la iglesia de San Servando y San Germán el pasado sábado, el templo vuelve a ser esta tarde-noche el escenario para la segunda jornada del Festival ClásicArnedillo, protagonizada por un nombre referente y fiel, la Camerata del Prado.

Aficionado a Gustavo Adolfo Bécquer, el director de la Camerata del Prado y también del festival, el arnedano Tomás Garrido, se preguntó qué música escucharía el poeta en la segunda mitad del siglo XIX, cuando plasmaba sus rimas. Así surgió la obra protagonista de hoy (desde las 20 horas), titulada 'Música romántica española del XIX: en torno a Bécquer y Pérez Galdós'. «Creemos que ésta es una forma bonita de dar a conocer al público la música que escuchaban, música poco conocida que invitamos a que oigan pensando en las novelas de Galdós y las rimas de Bécquer», expone Garrido.

CITAS PARA HOY

u20.00. 'Música romántica española del XIX
en torno a Bécquer y Pérez Galdós', a cargo de la Camerata del Prado en la iglesia de San Servando y San Germán.
u23
00. Mini-concierto de cámara de percusión a cargo de Alberto Jaime Tamayo en el restaurante-bar La Pista.
uOrganizan
Ayuntamiento de Arnedillo y Gobierno de La Rioja, con dirección del arnedano Tomás Garrido y con Pablo Muro como subdirector del festival

Y vincula a ambos autores con la música, ya que Bécquer tuvo por musa a la soprano y pianista Julia Espín, y Galdós era pianista y trabajó como crítico musical.

De este modo, la Camerata del Prado cumple uno de sus anhelos, aportar para la recuperación del patrimonio musical. Y lo hace con acento riojano, pues interpretarán una pieza de Ildefonso Jimeno de Lerma, cuyo padre, Román, era de Santo Domingo de la Calzada y fue organista de la catedral de Madrid en el XIX. Otra pieza del repertorio es de Manuel Fernández Caballero, muy amigo de la soprano jarrera Lucrecia Arana, una de las cantantes más famosas de la zarzuela de finales del XIX.

Después, desde las 23 horas, el percusionista Alberto Jaime Tamayo, exalumno del Conservatorio de Calahorra y que realiza sus estudios en el Superior de Málaga, cerrará el festival actuando en La Pista.

 

Fotos

Vídeos