La caída del pelo, más que moda

La caída del pelo, más que moda

Más de 200 millones de personas en el mundo tienen predisposición genética a la alopecia androgenética | La pérdida del cabello es una verdadera patología, que debe ser estudiada, diagnosticada y tratada a nivel médico

MIGUEL AIZPÚN

logroño. Cuando hablamos de tricología es preciso diferenciar entre la tricología médica, que se ocupa del diagnóstico, investigación y tratamiento de las enfermedades del pelo y la realizan los dermatólogos con la colaboración puntual de otros especialistas médicos, especialmente endocrinólogos y ginecólogos, y la tricología no médica, realizada por otras profesiones no médicas, peluqueros, estilistas, esteticistas, etc., que se ocupan del embellecimiento del cabello.

La tricología es la parte de la dermatología que se ocupa del estudio del pelo, sano y enfermo, del tratamiento y prevención de sus enfermedades en el contexto del acto médico integral. Incluye técnicas especiales de diagnóstico, tratamiento y prevención así como el estudio de los efectos adversos de las distintas maniobras dermocosméticas que se emplean para su embellecimiento. Para el tratamiento, disponemos de procedimientos médicos, físicos, y quirúrgicos que habitualmente forman parte del arsenal terapéutico de la dermatología. En la actualidad incluimos en el campo de la tricología a toda la «unidad pilosebácea» y las uñas.

Muchos consideran estos problemas banales y se saca la conclusión que el pelo sólo tiene dos enfermedades, la caída y el exceso de vello. Ni que decir tiene que ambas situaciones pueden deberse a causas muy variadas, algunas graves. Una mujer, poco o nada informada, ante un aumento del vello, acude a centros no médicos donde inician distintos procedimientos de depilación, olvidándose de las posibles causas que lo motivaron, y ni se piensa que ese exceso de vello puede deberse a un tumor ovárico, suprarrenal, etc., Otras veces, ante la caída de cabello, se acude a comprar unas vitaminas, la mayoría de las veces siguiendo el consejo de un amigo o amiga. Como sucede en toda la medicina, si no hay diagnóstico, difícilmente se puede obtener un buen resultado para el paciente.

Es preciso que las personas sepan que el dermatólogo es el médico especialista del pelo. Los que ya llevamos años ejerciendo la profesión hemos oído más de una vez en boca de alguna paciente.... Ah, ¿es que usted también se ocupa del pelo?

Las patologías más frecuentes en tricología se refieren a la pérdida de pelo (alopecia) y al crecimiento excesivo de vello (hipertricosis-hirsutismo).

El término alopecia que etimológicamente deriva del griego alopex (zorro) en referencia a este animal que muda dos veces al año su pelo, fue introducido por Sabouraud para denominar de forma genérica la caída del cabello. En la actualidad cuando empleamos el término de alopecia, nos referimos sólo a que hay caída de pelo, es preciso ponerle apellido, ya que las causas son muchas, el pronostico es diferente y el tratamiento también.

Es muy importante tener claro que una caída de pelo se puede deber a muy diversas causas, que deberá estudiar el dermatólogo. Puede tratarse de una alopecia cicatricial por ejemplo; por una enfermedad de la piel, por ejemplo un lupus, un liquen, etc,; anemia; una deficiencia de hierro, ferritina, zinc, biotina; dietas mal realizadas y sin control; la toma de algunos medicamentos; algunos procesos febriles, infecciosos; hiper o hipotiroidismo; exceso de Vitamina A; estrés, etc...

Hay pacientes cuya notable preocupación por la patología que sufren no se corresponde con el interés por recibir un adecuado tratamiento. Entre estos casos, los afectados por alopecia ocupan, sin duda alguna, un destacado lugar. Cuando alguno de ellos deciden, por fin, acudir al dermatólogo, solemos comprobar que llevan años recurriendo a una variopinta gama de supuestas terapias, tan ineficaces como, frecuentemente, muy costosas.

Hay que subrayar que la caída de pelo es una auténtica patología, que debe ser estudiada y tratada a nivel médico. El dermatólogo es el especialista específicamente preparado y, a pesar de ello, se estima que tan sólo un pequeño porcentaje (10-12%) de los afectados acude a su consulta.

Los dermatólogos estamos obligados a promover campañas que denuncien esta incongruencia. Debemos hacerlo, no sólo por la salvaguarda de una competencia evidente, sino también para responder a la primera obligación de un médico, que es el mejor tratamiento para los afectados por cualquier patología.

 

Fotos

Vídeos