Buscando soluciones a la infertilidad

Una mujer observa la escultura 'Madre y niño', de Sabine Grzimek, en la Galería Nacional de Berlín. :: Tobias Schwarz/reuters
/
Una mujer observa la escultura 'Madre y niño', de Sabine Grzimek, en la Galería Nacional de Berlín. :: Tobias Schwarz/reuters

La infertilidad afecta a una de cada seis parejas en nuestra sociedad, pero el porcentaje es cada vez mayor ¿Cómo afrontar el diagnóstico? ¿Cuáles son las causas? ¿Existen diferencias entre hombres y mujeres?

NATALIA MARTÍN DE LA HUERGA

logroño. Tras tomar la decisión de ser futuros papás, un gran disgusto que se produce en el ámbito de la pareja es recibir el diagnóstico de infertilidad.

La infertilidad afecta a una de cada seis parejas y este porcentaje cada vez es mayor.

Una de las principales causas es la edad reproductiva social. Es decir, en nuestra sociedad hay un desfase entre la «edad reproductiva biológica» y la «edad reproductiva social», hasta el punto que esta última comienza ya cuando la biológica está en claro declive.

Los dos miembros de la pareja deben acudir a las visitas médicas y realizarse las pruebas pertinentes El tratamiento psicológico es primordial para gestionar las secuelas de la infertilidad

Tras el diagnóstico, el siguiente paso es asimilar lo sucedido, acudir a una clínica de reproducción asistida y buscar alternativas a nuestro problema. Normalmente ha transcurrido mínimo un año desde que la pareja tomó la decisión de ampliar la familia y cuando se accede a la clínica de reproducción. Este segundo paso implica una serie de tiempo, pruebas, tratamientos, etc que en muchas ocasiones desespera a los posibles progenitores, creando grandes niveles de frustración, ira y ansiedad que empeoran las probabilidades de un buen resultado.

¿Qué causa la infertilidad?

Las causas más comunes de infertilidad femenina incluyen problemas con la ovulación, el daño en las trompas de falopio o el útero o problemas con el cuello uterino.

La infertilidad masculina puede ser causada por una alteración en la calidad de los espermatozoides, exposición al calor o presión en la zona testicular, entre otros.

Como hemos comentado anteriormente, la edad puede ser un factor importante en ambos sexos, pero el consumo de alcohol, drogas, tabaco, obesidad, diabetes o trastornos de alimentación pueden afectar también de modo negativo.

En las últimas investigaciones científicas, los investigadores centran su atención en el papel del estrés y la fertilidad, puesto que no está demostrada su relación.

El efecto de la infertilidad afecta tanto a hombres como mujeres, a nivel de confianza en sí mismos. Es importante y necesario que sean los dos miembros de la pareja quienes acudan a todas las visitas médicas, pruebas, sesiones de apoyo psicológico... Puesto que en ese momento, más que nunca hay que trabajar en equipo.

También es un momento decisivo en el cual poner límites con nuestro entorno y decidir qué compartir con el entorno familiar y los amigos.

Tal y como se analizó en el reciente estudio publicado en Journal Education Health Promot, el tratamiento psicológico es primordial para gestionar las secuelas de la infertilidad. Es trascendental asumir que los resultados negativos forman parte del proceso. Cada fracaso duele, pero enfocarlo positivamente será determinante para gestionar cada uno de los conflictos y lograr el objetivo final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos