«Brossa Quartet aporta riqueza a las canciones»

Maika Makovski. :: las provincias/
Maika Makovski. :: las provincias

La cantante y artista regresa este domingo para actuar en Riojafórum y clausurar el Actual 2018

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZCervera

En el festival Actual 2011, la mallorquina con sangre andaluza y macedonia, Maika Makovski, ofreció un concierto en la sala Modus de Logroño. Regresa este domingo para actuar en Riojafórum y clausurar el Actual 2018, a las 20.30 horas.

-Chinook Wind (2016) fue su último disco y motivo de la presente gira ¿qué ha supuesto este último proyecto discográfico?

-Ha sido una medicina para mí porque pasé muchas cosas desde la grabación de mi anterior álbum publicado en 2012. Al principio muy duras, tanto a nivel personal como profesional. Después tuve la suerte de encontrarme con mis raíces, que apenas conocía, me enamoré por primera vez en mi vida y el colofón final fue grabar Chinook Wind. Girar por teatros clásicos y bomboneras ha sido mano de santo y tocar a las ocho o nueve de la noche en lugar de recorrer salas, que me encantan, pero no tenía la energía para hacerlo. Los teatros son lugares que atesoran una energía muy bonita y especial. Por otro lado, lo que más me ha gustado de este disco y de esta gira es poder hacerla con el Brossa Quartet de Corda porque aporta una riqueza a las canciones, como podréis comprobar en el concierto de hoy.

-¿Cómo será el concierto de hoy en Logroño?

-Es una vuelta de tuerca al disco, que tiene cuerdas y vientos pero está más centrado en guitarra, bajo y batería a nivel instrumental. Las canciones de este directo están basadas en arreglos para este cuarteto en lugar del formato típico del rock y del pop. Además, lo bueno es que no renunciamos a la garra del rock y, por supuesto, tenemos una ventaja en cuanto a sutileza y matices muy bonita. También llevamos un show de luces que es un sueño.

-¿Qué le parece clausurar el festival este año?

-Parece que lo voy a decir para dorar la píldora, pero no es así. El Actual es un festival en el que actué en el 2011 y mirando la programación me pareció muy loable. Me gusta actuar en festivales que respeto y el Actual lo es. Clausurarlo me provocó la sensación de ¡qué bien! ¡qué honor!

-¿Qué recuerda de la actuación del 2011 en Actual?

-Lo recuerdo como un concierto de rock en el mejor de los sentidos, sudoroso, cercano al público, potente, un poco bajo tierra. Lo recuerdo así.

-En diciembre tocó en directo en un programa de televisión (Late Motiv) ¿Cómo ve la situación actual a nivel de promoción de los músicos en España?

-Pues si te soy sincera, en general veo que hay muy buenos músicos y bandas pero faltan soportes para música que no sea puro entretenimiento fácil. Yo creo en la música como un arte y no solamente la música de conservatorio o el jazz que podemos considerar música culta, entre muchas comillas. Creo en el rock como un arte y digo rock por entendernos, tampoco me gustan las etiquetas. El otro día fue refrescante poder hacer una versión de Elvis Costello en un programa de televisión. Eso es muy raro, con un cuarteto de cuerda y con una banda muy solvente, eso no se ve en ningún lado. Sobre todo te encuentras con espacios televisivos que suenan mal, no le ponen el cuidado para estar a la altura de programas internacionales. Y podríamos hacerlos, estamos en Europa. Quizá falta un poquito de criterio.

-¿Qué destacaría de su propuesta como artista?

-Me gusta hacer las cosas con cariño y realizar los cambios y la música que me pide el cuerpo en cada momento confiando en mi instinto. No sé, creo que la música tiene que ser un juego y, al menos en mi caso, no contemplo la idea de hacer algo por vender o por ser comercial.

-¿Cómo han influido sus raíces en su música?

-En el momento de grabar el último disco no tenía todavía vocabulario folclórico porque es una música rítmicamente compleja. Por ejemplo, las armonías tienen ese toque oriental que hace falta vivir para poder utilizarlas. El álbum está plagado de amor, es un homenaje emocional. Hace poco hice un proyecto llamado Carmenka porque mi abuela sevillana se llamaba Carmen y la macedonia Menka. Cogí un repertorio tradicional de los dos sitios, con músicos de raíz de ambos lugares e hicimos una mezcla de la música andaluza y macedonia muy bonita. A partir de entonces ya empiezo a manejar esos ritmos tan vivos y esos giros que las dos músicas comparten

-¿Qué depara para usted el 2018?

-Me gustaría grabar un disco nuevo. Tengo muchas ganas, ahora que ya estoy curada (risas), de coger la guitarra eléctrica y aplicar alguna de las cosas que he aprendido tanto con la gira de Chinook Wind como con Carmenka. Terminaré la gira de Chinook y seguramente en verano grabaré el nuevo disco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos