«Bienvenidas las pruebas científicas para mejorar»

Jesús Marauri. :: r. c./
Jesús Marauri. :: r. c.

«Si el argumento es que los niños se traumatizan, pues entonces no les puedes llevar a la escuela, ni al parque ni a un cumpleaños, porque siempre va a haber situaciones complejas»

I. IBÁÑEZ

Jesús Marauri ha sido maestro toda su vida y ahora enseña a serlo en la Universidad de Deusto, como doctor en Educación y profesor de Grado de Enseñanza Primaria. Ante todo, considera que «si el objetivo último es mejorar, bienvenidas sean las pruebas, pero avaladas siempre por la comunidad científica internacional, sin ocurrencias sobre la marcha». Así, abiertamente partidario de evaluar a profesores y colegios, sobre el caso inglés comenta que hay que saber detectar las polémicas que pueden tener más que ver con intereses políticos y poco científicos o incluso con los recursos económicos a aportar. «Pero si el argumento es que los niños se traumatizan, pues entonces no les puedes llevar a la escuela, ni al parque ni a un cumpleaños, porque siempre va a haber situaciones complejas. Lo del estrés es poco científico y cogido por los pelos. Y los niños a los 3, 4, 5 años son más capaces de superar estas cosas de lo que creemos».

Propondría que la prueba en los colegios ingleses no consistiera en sacar al niño del aula por separado, sino en realizarla en grupo como una actividad de aprendizaje, «incluso de juego». Las pruebas de evaluación, a su juicio, «nos dan pistas de por dónde actuar, pero no cualquier prueba, y siempre comprometidos con el progreso de los alumnos. A los maestros, que somos tan expertos en evaluar, nos gusta más bien poco que nos evalúen, y no debe ser así».