Bardem: «Dirigir no está en mis planes»

El iraní Asghar Farhadi, director de 'Todos lo saben', flanqueado por Javier Bardem y Penélope Cruz. :: Emilio Naranjo / EFE/
El iraní Asghar Farhadi, director de 'Todos lo saben', flanqueado por Javier Bardem y Penélope Cruz. :: Emilio Naranjo / EFE

«No tenemos planes de rodar juntos todos los años», dice la actriz, más que agradecida al cineasta «por el papel más difícil» de su carrera El actor protagoniza con Penélope Cruz 'Todos lo saben', la «muy española» cinta del iraní Asghar Farhadi

MIGUEL LORENCI

Madrid. «Dirigir no está en mis planes». Lo dice un risueño y muy seguro Javier Bardem, encantado de haber rodado 'Todos lo saben' a las órdenes del director iraní Asghar Farhadi. Es una película «muy española» que un contenido Bardem protagoniza junto a su esposa, Penélope Cruz; algo que camino de ser una costumbre. Farhadi, ganador de dos Oscars por 'Nader y Simin, una separación' y 'El viajante', ha necesitado casi diez años para culminar este proyecto en nuestro país, un emotivo drama de raíz existencial en una familia de viticultores. La rodó en pueblos y parajes de Madrid y Guadalajara y «pensando siempre» en la pareja de los también oscarizados actores.

Con la misma seguridad que afirma que no se pondrá tras la cámara, agradece Bardem haber sido dirigido «por un grande del cine como Farhadi». «Es todo un privilegio, un regalo que te dirija alguien tan bueno como parece, que te diga todo el rato qué debes hacer y que no seas tú quien tienes que hacerlo todo», ironiza Bardem. Agradece al cineasta que sea «transparente, que te pide que no interpretes y que no seas actor». También «que vaya al grano, a la esencia de las cosas ahorrándose todas las tonterías» y que «jamás nos dijera eso de 'haz lo que quieras' tan habitual en este oficio».

«Estoy encantado de que dirija otro; no está en mis planes ni en mis fantasías ponerme detrás de la cámara; sería un horror y una tortura tener que responder a tantas preguntas», insiste el actor. Encarna a un bondadoso personaje en las antípodas del villano de 'No es país para viejos' y confrontado con el de Penélope, que encarna a un personaje «del que ella sabía que iba a salir magullada».

«Es un privilegio que un cineasta transparente como Farhadi te dirija y te pida que no seas actor»

Rodada en España, en castellano, por un director que no habla ni una palabra de español, el filme inauguró el festival de Cannes, ha pasado por Toronto y llega mañana a las pantallas españolas con un reparto que completan Eduard Fernández, Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Elvira Mínguez y el argentino Ricardo Darín. A Bardem le «entristece» que se haya quedado fuera de la carrera por el Oscar, aunque se alegra «muchísimo» de que sean los 'Campeones' de Fesser quienes lo intenten «tras llegar a tanta gente».

'Todos lo saben' nunca se habría hecho sin el empeño personal de Penélope Cruz, que por segunda vez en tres años trabaja junto al padre de sus hijos y que también elogia con largueza al laureado director iraní. «Me contó el proyecto hace cinco años y ha ido cambiando radicalmente. En este tiempo Farhadi se ha empapado de nuestra cultura y no ha caído en un solo cliché, algo que tiene mucho mérito», señala la actriz sobre un filme que plantea cuestiones como a quien pertenecen los hijos o la tierra.

La cinta narra el viaje de Laura (Penélope Cruz), que regresa con su familia desde Buenos Aires -Darín encarna a su marido- a su pueblo natal en España para la boda de su hermana, Inma Cuesta. Una celebración entre viñas, ya que el negocio familiar es el vino y lo gestiona Paco, el personaje de Bardem, antiguo novio de Laura, emparejado ahora con el personaje de Lennie. Pero la placidez familiar estallará con un terrible acontecimiento que cambiará la vida de los personajes y hará aflorar viejas rencillas.

El de Laura ha sido un personaje «más que exigente» para Penélope Cruz y que Farhardi escribió pensado en ella. Encarna a una madre ante una terrible encrucijada y ha sido crucial para ella su experiencia como madre. «La pasión que exigía para darle verdad me rompía el alma. Nunca me llevo los personajes a casa, pero con este soñaba cada noche hasta que salió de mi cabeza», explica Cruz. Dice adorar los desafíos y trabajar «con directores que arriesgan», algo que concuerda «con mi punto raruno». La actriz confiesa que «flipó» cuando su admirado Farhadi le dijo que escribiría para ella y para su marido y asegura que este ha sido «el personaje más difícil de mi carrera». «Hay mucha adrenalina y sería difícil que hiciera otro personaje así», dice.

Es la segunda vez en tres años que el matrimonio Cruz y Bardem ruedan un mismo proyecto tras haber protagonizado el 'biopic' de Pablo Escobar de Fernando León de Aranoa. «No tenemos planes de hacerlo todos los años, pero ¿quién sabe?, igual repetimos dentro de dos años o dentro de diez», deja caer la actriz. Confiesa que ambos han cobrado lo mismo, toda un rareza en el nada igualitario mundo del cine.

Farhadi se deshace en elogios hacia los actores y hacia España, donde se siente «como en casa». Ha estado una década a vueltas con esta película surgida de la fugaz visión del retrato de un niña desaparecida en Andalucía y que aterrorizó a su propia hija. Reconoce, como los actores, que lejos de haber sido un inconveniente, la barrera idiomática «ha sido casi una ventaja». «Cuando hablas a través de un traductor vas al grano. Los maletendidos son fruto de hablar mucho y me temo que en el mundo se habla demasiado», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos