Andrea, la nueva voz del jazz

Andrea de Blas, en concierto. /
Andrea de Blas, en concierto.

Junto al bajista Antonio Calero y el baterista Joaquín González, Andrea de Blas está empezando a destacar en el jazz fusión | La joven cantante y pianista logroñesa actúa en la Sala Negra con su propio trío

J.S. LOGROÑO.

«No sabía que Marilyn escribía hasta que un día descubrí un libro titulado 'Marilyn Monroe: fragmentos, poemas, notas personales, cartas'. Quedé impresionada cuando leí este poema y me gustó tanto que le puse música y después empecé a arreglarlo y darle forma. Entonces me reencontré con Andrés Martínez [guitarrista] en la escuela y decidimos grabarlo».

'Love the river' es uno de los temas de Andrea de Blas, una cantante logroñesa de jazz fusión que está sonando con fuerza en salas emblemáticas de Madrid y que hoy actúa en Logroño. La pianista y vocalista de veintiséis años se presenta con su propia formación, el trío que forma junto a Antonio Calero (bajo y contrabajo) y Joaquín González (batería), en un concierto en la Sala Negra (a las 20 h.).

EL CONCIERTO

Andrea de Blas Trío
Andrea de Blas (voz y piano), Antonio G. Calero (bajo) y Joaquín González (batería).
Sala Negra
20 h.
Entradas
8 euros anticipada (www.sala.negra.com) y 10 en taquilla.

Este proyecto musical de Andrea de Blas sale a la luz tras un año de trabajo. Tras comenzar a mostrar su obra por diferentes salas de Madrid y La Rioja trabajan también en la grabación de un primer disco. Una voz muy personal, la elegancia en la fusión de estilos jazzísticos, junto a algunas composiciones standard del jazz pero siempre huyendo de los sonidos clásicos, y un repertorio de temas propios, muchos de ellos basados en poemas de Lorca o Emily Dickinson, hacen de Andrea una artista reconocible, elegante y emocionante.

«Lo que me atrajo del jazz es que me pareció una música muy emocionante -comenta la cantante-. A mí me emocionaba mucho. Y es algo que puede apreciar todo el mundo: el jazz tiene belleza». Además le interesa especialmente la fusión y explorar hasta dar con un estilo propio: «Otra de las cosas que me atrajo del jazz es que, aunque ya conviven mil estilos, ahora mismo se está fusionando con otros muchos. Es un género en el que está todo abierto».

Detrás hay una sólida formación. Andrea nació en Logroño y a los ocho años comenzó a estudiar piano en el Conservatorio Profesional de Música de La Rioja y formó parte de la Escolanía de La Rioja. A los 18 decidió irse a Madrid para centrarse en el mundo del jazz y la improvisación. Allí continuó sus estudios de piano y canto en la Escuela de Música Creativa, se graduó en Historia y Ciencias de la Música y los completó de la mano de Tamara Honstetter y Jorge Sancho, expertos en análisis musical, jazz y música contemporánea.

Al mismo tiempo empezó a tocar en solitario en salas de la ciudad y a grabar maquetas de sus composiciones. En el camino se topa con el bajista Antonio Calero y el batería Joaquín González. Con ellos ha comenzado a dar forma a su propio proyecto musical la nueva voz del jazz.