Varios suscriptores de LA RIOJA on+ celebraron el Día del Libro en un encuentro con el escritor Andrés Pascual

El escritor riojano con los suscriptores de LA RIOJA on+. ::/Juan Marín
El escritor riojano con los suscriptores de LA RIOJA on+. :: / Juan Marín

Conchi, Dora, Alicia, Elena, Carmen, Charo, Feli, Mari Asun y Felipe compartieron ayer una animada conversación con el autor riojano más universal del momento

BENJAMÍN BLANCO LOGROÑO.

Nueve libros, muchas historias, «mucho sacrificio y oportunidades llenas de luz». Aunque la literatura te sonría, la vida no deja de ser un juego de sombras. Esos fueron, la literatura y la vida, los protagonistas del encuentro de ayer del escritor riojano Andrés Pascual con los suscriptores de LA RIOJA on+.

Conchi, Dora, Alicia, Elena, Carmen, Charo, Feli, Mari Asun y Felipe compartieron ayer una animada conversación con el autor riojano más universal del momento. El autor de libros como 'El guardián de la flor de loto', 'El haiku de las palabras perdidas' -«mi niña bonita»- y 'A merced de un dios salvaje' -«mi mejor novela»-, entre otras, se fue deslizando hacia la confidencia y terminó hablando de sus cuitas. La charla comenzó con un agradecimiento del escritor hacia sus invitados y hacia la iniciativa de LA RIOJA on+: «Encuentros como éste merecen la pena, es una cuestión de fidelidad porque los libros no se venden solos».

Pascual recordó de manera distendida sus comienzos creativos como compositor de canciones, lo que le hizo ascender de manera fulgurante con el grupo 14 de Septiembre para en poco tiempo diluirse en el anonimato. «Aquello fue una cura de humildad brutal porque yo componía para ser el número uno pero, al mismo tiempo, me cambió la frecuencia creativa al escribir sin esperar nada a cambio». De aquellos tiempos musicales heredó «el ritmo, la armonía y la melodía necesarios» para ser el escritor de éxito internacional que es.

El autor desveló un puñado de curiosidades sobre su metódico proceso creativo: «Es un trabajo, a veces duro y desagradecido, pero que compensa al lograr pequeñas metas que confluyen en un propósito, ser escritor». Al respecto, recordó que de su primera novela, que además fue el primer relato que escribía, realizó hasta tres versiones.

Otro secreto: «Sé lo que me va a costar escribir una obra; sé el principio, el medio y el final, pero desconozco los detalles». Y añadió: «Escribo pensando en el lector -me encanta jugar con él-, pero jamás en el mercado».

También contó cómo lo que empezó como un juego, que compaginaba con su profesión de abogado, le llevó al viaje de su vida: «La escritura ha redefinido mis prioridades y ha permitido conocerme mucho mejor; todos recibimos palos en la vida, yo también, la cuestión es cómo los afrontamos». Desveló que hay voluntad de llevar al cine su último libro y que su próxima novela, ambientada también en La Rioja, se publicará en un año, justo antes del Día del Libro.