«A mi alrededor hay mucho ruido pero en realidad soy un solitario»

Jorge Javier Vázquez y Marta Ribera, en 'Grandes éxitos'. :: l.r.
/
Jorge Javier Vázquez y Marta Ribera, en 'Grandes éxitos'. :: l.r.

El popular presentador de televisión regresa al Bretón con 'Grandes éxitos', un espectáculo musical en el que vuelve a interpretarse a sí mismo Jorge Javier Vázquez Presentador y actor

J. SAINZ* JSAINZ@DIARIOLARIOJA LOGROÑO.

Tras debutar en teatro con 'Iba en serio', el presentador de televisión Jorge Javier Vázquez (Badalona, 1970) ha vuelto a los escenarios con 'Grandes éxitos', que protagoniza hoy y mañana en el Bretón (19.30 h.). De nuevo con Juan Carlos Rubio confeccionando un espectáculo a su medida y esta vez junto a Marta Ribera, Jorge Javier se atreve ahora con la canción. Un poco parodiándose a sí mismo y otro poco sacando partido a su enorme popularidad.

-A diferencia de 'Iba en serio', que era un espectáculo autobiográfico, 'Grandes éxitos' parece un concierto más que una obra teatral.

u'Grandes éxitos'.
uAutor y director
Juan Carlos Rubio.
uIntérpretes
Jorge Javier Vázquez, Marta Ribera y Alejandro Vera.
uTeatro Bretón
hoy y mañana a las 19.30 h.

-Tiene mucho de show. Al final hemos dado con una comedia muy disparatada y el público lo pasa muy bien.

DOS FRASES Teatro «Tengo que seguir entrando al mundo del teatro con total humildad. (...) Me da la posibilidad de jugar» Televisión «No entiendo trabajar de otro modo que exponiéndome. (...) Mejor no vender algo que no eres»

-¿Le parecieron injustas las críticas de aquel primer espectáculo?

-Se podían decir muchas cosas de mí, pero me dolió que se cebaran conmigo y ningunearan a Kiti Mánver y a Juan Carlos Rubio. Eran críticas muy fáciles y algunas estaban escritas de antemano.

-Le gusta arriesgar, eso sí.

-Es que en la vida hay que arriesgar. Si alguien me dice que no haga una cosa, yo la hago. No hay que temer tanto al fracaso.

-Actuar fue siempre su sueño, pero ahora además se atreve a cantar.

-No voy de cantante. El repertorio es de todo menos pretencioso.

-¿Cómo se ve como cantante?

-Ni me lo planteo. Me dejo llevar por la gente en la que confío y no estoy continuamente examinándome ni juzgándome. Es lo más sano.

-En la obra hay un tema inédito, 'Amistad imperfecta', pero el resto es una selección muy variada de canciones tan conocidas como 'Libre'. ¿Cómo las ha escogido?

-Son éxitos que van al hilo de la historia. Y hay un momento de improvisación en que le digo a la gente que me pida canciones. Imagina lo que puede llegar a pedir el público...

-Vuelve a interpretarse a sí mismo, pero caricaturizando el personaje.

-Tiene un tono de caricatura, sí, de personaje histriónico que no tiene nada que ver conmigo. Es un presentador de televisión totalmente fuera de la realidad. Pero me hace mucha gracia: una persona con muchas manías, con un ego que le lleva casi al desequilibrio megalómano.

-¿No se siente identificado ni siquiera un poquito?

-No, no, no. Rotundamente no.

-Entonces, ¿la cuestión es reírse de uno mismo?

-Eso es fundamental. Soy muy consciente de una cosa y es que sigo teniendo que entrar al mundo del teatro con total humildad. Y tengo que seguir aprendiendo en cada función.

-¿Lo que el público conoce de usted es solo la punta del iceberg?

-El público conoce mucho de mí, lo que pasa es que hay cosas que tienes que preservar porque no te apetece compartir públicamente. Yo acabo mi trabajo y me meto en casa porque siempre hay mucho jaleo alrededor, mucha gente, mucho ruido, y me gusta disfrutar de la paz de mi casa. En realidad soy un solitario.

-¿Para hacer teatro se pone la máscara o se la quita?

-Lo que más me gusta es la posibilidad de jugar. Es algo maravilloso. ¿Si me pongo una máscara? Es que, si no, no harías cosas que en la vida normal no haces. El teatro es un espacio de libertad donde que poder hacer cosas alejadas de la realidad.

-¿Tiene 'vida normal' una estrella de televisión?

-Tiendes a crearte tu propio mundo alejado del día a día. Es lo que más echo de menos. Me encantaría poder ir a sitios y estar tranquilo. Pero entiendo que esto es normal trabajando en televisión. Es normal despertar curiosidad, por eso lo que haces es tratar de evitar sitios con mucha gente, hacerte tu mundo y nada más.

-¿Es una profesión de locos?

-Tiene que ver más con la soledad. Yo tiendo a buscar momentos en los que conectar solo conmigo mismo.

-¿Una profesión de depresiones?

-Tanto como eso no, pero estar tan expuesto parece que te empuja a examinarte y juzgarte continuamente, y eso no es bueno.

-¿Cree que se expone demasiado a sí mismo en la pantalla?

-No entiendo trabajar de otro modo que exponiéndome. No puedes fingir ni impostar. En televisión tienes que mostrarte tal y como eres. Y, si tienes la suerte de que la gente te acepte, bien. Pero, si no, es mejor no estar vendiendo algo que no eres.

-¿Su declarado amor por el teatro, le lleva a renegar de la televisión que hace?

-No, al contrario. Sé que llenamos los teatros por la popularidad que da la televisión. Tengo clarísimo que yo no tengo público de teatro pero es muy gratificante pensar que hay personas que han pisado un teatro por primera vez para venir a verme.

-Lo cierto es que llena incluso los lunes. Eso no lo hace casi nadie.

-Es una felicidad tremenda que la gente siga respondiendo así. Porque, claro, es mi segunda función y hay mucha gente que vio la primera y sigue viniendo.

-'Iba serio' destilaba hastío por la televisión. ¿Se ha reconciliado?

-No hastío. Hay un momento en toda profesión en que te preguntas si quieres seguir con lo que estás haciendo.

-Eso suena a crisis existencial.

-Puede ser porque es esa edad en la que tienes la vida asentada y te empiezas a preguntar otras cosas.

-¿El éxito le llena o le vacía?

-El éxito es una cosa más íntima que las grandes audiencias. Eso dura un día. El verdadero éxito tiene que ver con estar a gusto contigo mismo.

-¿Y usted lo está?

-Pues estoy en un momento de trabajármelo. Y cada vez más.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos