Alfonso Domínguez: «Habrá exclusión social si no hay acceso a la digitalización»

T. SÁENZ SANTIAGO DE CHILE.

La tecnología como herramienta de servicio al conjunto de la ciudadanía y, especialmente, a los más vulnerables. Sobre ese eje giró también la segunda jornada de Futuro en Español en la capital chilena, donde La Rioja no sólo presentó la agenda digital articulada en la comunidad sino uno de los principales propósitos que guían su implementación: que ese modelo de éxito sea un habilitante para responder a los retos que encara la región.

El consejero riojano de Administración Pública presente en el foro lo advirtió sin ambages. «Habrá exclusión social si no todas las personas tienen acceso a la digitalización», reflexionó Alfonso Domínguez arrogando a los poderes públicos la obligación de articular los medios para que la transformación digital sigua avanzando -«una revolución además súbita, que desnorta a las generaciones no acostumbradas al cambio», avisó Domínguez- sin dejar de empoderar al ciudadano en ese uso de las tecnologías en el que es protagonista. El representante del Ejecutivo regional concretó aquí algunas de las medidas desarrolladas en territorio riojano, como la mejora en infraestructuras de conectividad para el acceso en una región con una población dispersa o, en clave educativa, trasladar a la enseñanza el campo de oportunidades que la modernización tecnológica abre de par en par.

En torno a la misma mesa, el subsecretario de Servicios Sociales de Chile, Sebastián Villareal, abundó en la necesidad de una «conciliación» entre tecnología y prestaciones sociales. Una receta que suscribió Daniela Tejada, en representación de Unicef Chile, al advertir que una errónea planificación del despliegue tecnológico arrastra el riesgo no sólo de superar las actuales brechas, sino abrir otras nuevas. Lo ratificó Fernando Saiz por parte de Telefónica Chile al señalar el valor de los datos en términos de eficiencia para responder a la vulnerabilidad.

 

Fotos

Vídeos